domingo, 4 de enero de 2009

Paseo al vértice geodésico

Por fin un día soleado después de lluvias y nieblas. Por la tarde, la Maliciosa apenas si se desprende a ratos de sus velos de nubes, aunque al amanecer la niebla le formaba una minifalda que dejaba ver sus cumbres recién nevadas.
Del avellano en el jardín ya han brotado los madrugadores amentos. Una promesa de frutos que apenas llega nunca, no sé si porque no fructifica o porque algún animalillo se zampa las avellanas antes de que maduren. Alguna que otra cáscara ya carcomida aparece por el suelo de vez en cuando.
El paseo por los prados de Becerril nos lleva hasta el vértice geodésico Coberteros, situado a 1.024 metros sobre el nivel del mar (coordenadas N40 42 55.08 W3 57 23.65) y hago unas fotos panorámicas que pueden verse en el siguiente montaje.

video

Es una lástima que algún energúmeno haya arrancado la placa de señalización, como casi todas las de los alrededores, despreciando el valor didáctico y cultural que tienen estos puntos, antes fundamentales para la triangulación en la elaboración de los mapas topográficos.
En los prados ya se aprecian los frutos del enebro, aún muy verdes.
Las vacas avileñas negras disfrutan de la hierba reverdecida con el calor y la humedad. Sus terneros, frutos del cruce con razas de carne más selecta, heredan de sus madres la resistencia para soportar las duras condiciones que el ambiente impone en estas latitudes. Y su estructura ósea es ideal para cubrirse de buena carne con denominación de origen. Esperemos que sean rentables durante mucho tiempo y que así ayuden a conservar estos prados con su fauna y flora asociada.

2 comentarios:

  1. Sí, qué pedazo de día tuvimos ayer. Ya estaba bien. Hoy parecía que iba a hacer bueno... y otra vez. ¿Esto es igual todos los inviernos? Luz, aunque sea con frío, pero luz...


    Una pregunta: ¿el ganado duerme con este frío fuera? Porque esta mañana que hacía de horror a las 7.30 estaban en el campo con un helada de narices... ¿las sacan tan temprando o duermen ahí?

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, es igual todos los inviernos, aunque este está siendo un poco otoñal, húmedo y no particularmente frío.
    En condiciones normales aún nos queda lo peor en cuanto a temperaturas pero enseguida se agradece el aumento de horas de luz y los días soleados.
    Yo siempre he dicho que no me importa tanto el invierno por el frío como por la falta de luz.
    Y sí, las vacas duermen al raso llueva o nieve. Da verdadero frío verlas al amanecer rodeadas de escarcha. Esta raza es una de las que realizan la trashumancia a la vez que las ovejas. Son fuertes como ellas solas. Lo que si necesitan, estas que no viajan, es aporte de heno, pienso o cereales, porque los prados no dan más de sí.

    ResponderEliminar