viernes, 13 de febrero de 2009

Los 5 grandes de África: El búfalo

En el 2006 hice una exposición para el Ayuntamiento de Badajoz que, coincidiendo con una feria hispano-portuguesa de caza, inauguró el nuevo recinto ferial. Se llamó "Los cinco grandes de África" y constaba de una serie de paneles con textos y dibujos míos, una colección de trofeos de caza y alguna piezas fósiles del Museo Nacional de Ciencias Naturales. Los trofeos de caza no me agradan especialmente, pero creo que utilizarlos en una exposición con fines didácticos es el más noble de sus posibles finalidades.
Lamentándolo mucho no puedo decir que el resultado final me gustase. Muchas buenas piezas fallaron dos días antes de la inauguración, a pesar de los esfuerzos de José Luis Benedito, taxidermista comisario de la exposición, el espacio disponible quedó demasiado grande y desangelado, además de cuestiones de diseño que prefiero no comentar.
Un año después viajé a Sudáfrica vi a los "cinco grandes" en vivo, así que puedo añadir mis propias fotos y vídeos caseros.
En cinco nuevas entradas iré mostrando lo que en la exposición conté y lo que en el Parque Kruger vi.

BÚFALO. El gran bóvido africano


Orden Artiodactyla
Familia Bovidae
Especie Syncerus caffer (Sparrman, 1779)
Variación. Dos subespecies, el búfalo negro, cafre o de El Cabo, Syncerus caffer caffer, y el de bosque, Syncerus caffer nanus. Este último es de menor talla, color más claro y cuernos menos potentes, sin los característicos cascos frontales. Hay poblaciones con caracteres intermedios.

Nombres comunes:
Portugués, Búfalo africano
Inglés, African Buffalo
Francés, Le Buffle d’Afrique
Alemán, Kafernbüffel
Swahili, Mbogo, Nyati
Afrikáans, Buffel

Medidas máximas (machos de El Cabo, las hembras son mucho menores):
Altura a la cruz = 165cm
Longitud total 440cm
Longitud de la cola = 80cm
Peso = 800Kg

Dos subespecies muy distintas. El búfalo negro o cafre es mucho más grande que el selvático, tiene la cornamenta muy desarrollada formando el típico casco en los machos y es de color oscuro, casi negro. El selvático, en cambio, es de color castaño, más ligero y con la cornamenta pequeña. Hay zonas donde los caracteres son intermedios y hay búfalos negros mucho más gráciles que los típicos de la variedad cafre.

Comportamiento, en función del hábitat. También diferencia a las dos subespecies. El selvático forma grupos pequeños, de menos de 20 ejemplares, más adecuados para moverse entre la espesura sin perder el contacto. Los grupos de cafres son más numerosos y, además, se suelen juntar varios rebaños formando grandes manadas de centenares de individuos.

Se alimentan de hierba. Fundamentalmente herbívoros, les gusta especialmente las típicas plantas pantanosas de orillas de río y lagunas. Los ejemplares más viejos apenas se separan del agua.

El club de los solteros. Es muy propio de los grandes bóvidos. Los machos se separan de las manadas y hacen grupos aparte. Los más viejos se aislan aún más y solo coinciden con sus vecinos en su diario deambular hasta el agua. Se saben defender de sus enemigos con ardor y eso les ha dado fama entre los cazadores.

Las hembras dirigen los rebaños, que están formados por ellas con sus crías y algunos machos jóvenes. Cuando les ataca un depredador no hacen las formaciones defensivas características de otros grandes bóvidos. Las hembras tienen más tendencia a la huida, junto a sus becerros, mientras que los machos son más propensos al enfrentamiento. Entre ellos se dan casos de defensa cooperativa y ayuda para expulsar a los depredadores del territorio, incluso atacan a los leones.

Los leones pueden cazar al búfalo gracias a su organización, tanto para separar a una cría o ejemplar débil del resto de la manada, como para inmovilizarle y darle el mordisco mortal. A diferencia de otros animales, que mueren por un desgarro en el cuello, a los búfalos los tienen que matar por ahogamiento haciendo presa en el hocico mientras que otras leonas atacan los flancos o el lomo.

Los leopardos raramente atacan al búfalo y en todo caso sería a una cría momentáneamente aislada del resto. En cambio las hienas gracias a su constancia y ataque en grupo sí que pueden atacar a las hembras con crías. Son especialmente sensibles al nacer los terneros, pues se sienten atraídas por los olores de la placenta y líquido amniótico.

video

No pueden pasarse sin su baño. Tanto en el agua como en el barro, los búfalos pueden pasar varias horas en remojo y salir cubiertos de una buena capa de fango. Es el mejor tratamiento para su piel y contra los parásitos. La presencia de agua condiciona sus desplazamientos diarios y el punto de reunión de las manadas.

Variación entre los búfalos. Se han mencionado hasta cinco variedades debido a las diferencia entre sus cornamentas y talla, pero solo dos son válidas: el de selva y el cafre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada