viernes, 17 de septiembre de 2010

LA VUELTA… ATRÁS

DE VUELTA CON LA CHICHARRA Y A VUELTAS CON LA BOLA DEL MUNDO


Estoy de vuelta con las chicharras de montaña Steropleurus stalii (actualmente llamada Lluciapomaresius stalii). No tenía intención de escribir tan pronto sobre ellas, pero me he visto empujado a costa de la otra vuelta, la Vuelta Ciclista a España.
Hemos visto muchas de estas chicharras este año en la Sierra de Madrid, quizás por casualidad hemos coincidido con sus periodos de actividad, quizás a consecuencia de la meteorología de este año haya habido una explosión demográfica, más presas de las que alimentarse o quizás, en definitiva, nos hayamos fijado más en ellas.
La última subida que hicimos a las laderas de La Bola del Mundo, el pasado domingo, pudimos verlas en el momento de alimentarse de sus propios congéneres, pisados en medio del camino, y de los saltamontes de montaña con los que comparten el hábitat.

Foto de arriba realizada por Francisco Javier Barbadillo

Estos animales son endemismos de alta montaña que tienen poblaciones isla separadas cientos de kilómetros unas de otras. Son elementos de investigación de primer orden para taxónomos y biólogos que estudian la evolución, muestras vivas de los procesos de aislamiento y especiación. Los ecólogos pueden estudiar cómo afectan los cambios climáticos sobre las especies de montaña, pues son las más afectadas por lo que ha dado en llamarse calentamiento global. Estamos asistiendo a un proceso en el que los animales de montaña están restringiendo su distribución cada vez a mayor altitud, tanto por el clima como porque se ven empujadas por especies de zonas bajas que llegan más arriba aprovechando la bonanza meteorológica. Literalmente las especies de montaña no pueden subir más arriba y están condenadas a la extinción.

Pero no hace falta ni que cambie el clima, ni que se extiendan otras especies, ni siquiera que tengan o no la oportunidad de subir montaña arriba, si lo que ocurre es que, en plena época de reproducción, ya han muerto en la poda y “limpieza” de las plantas de las cunetas, así como pisoteadas por la organización y el público que acudió el sábado a la Bola del Mundo a presenciar la Vuelta Ciclista a España. No hay mejores lugares para hacer una etapa de montaña. No hay mejor sitio que la subida a las Guarramillas, en el centro del lugar donde quizás, cada día lo dudamos más, alguna vez se declare un mutilado Parque Nacional.
Pero esta Vuelta, no es un caso aislado, sino una vuelta de tuerca más a una sobreexplotación irracional de una sierra que no da más de sí. Y si no, lean la noticia de este último mes de mayo en EL PAIS

Javier Barbadillo en El Último Rincón y yo en este blog, nos hemos puesto de acuerdo para escribir sobre el mismo tema. No dejes de leerlo pinchando aquí.
Otras entradas relacionadas:
- Las chicharras haciendo la puesta pinchando aquí
- Más sobre las chicharras en reproducción pinchando aquí

11 comentarios:

  1. Me parece tan demencial, tan triste...Acabo de venir del blog de Javier y me he quedado de piedra. Como he dicho allí, casi 20 años que no subo a la Bola del Mundo, tengo mi foto de aquel día, y qué pena me da comparar ésta con lo que veo ahora.

    Qué esperar de una presidenta como la que tenemos. No tiene ni un dedo de sesera, con permiso del autor del blog, diré que es una persona vomitiva. Siento expresarme así, pero es que estoy tan cabreada...y es lo que he sentido al leer la noticia.ç

    Saludos (muy tristes).

    ResponderEliminar
  2. Pensaba que estos Steropleurus eran más omnivoros, pero veo que son bastante carnívoros...

    Respecto al impacto, qué decir, es alto generalizado y de dificil solución. Demasiada gente (demasiados votos) ven en la conservación de espacios naturales una traba al desarrollo y un desperdicio de espacio en el que se podrían construir hoteles, urbanizaciones, estaciones de esquí...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Realmente es indignante ver con qué facilidad se olvidan de los propósitos de conservación que en otras ocasiones no dudan en manifestar.

    Macroinstantes, esta especie es más carnívora que otra cosa, aunque en otra buena foto que hizo Javier Barbadillo se observa que en sus excrementos abunda el material vegetal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Jesús, el mal ya está hecho...Ya han subido hasta La Bola.
    Afortunadamente he visto pancartas de SOS SIERRA entre el público diciendo: "La Vuelta aquí no".
    Esperemos que no siente precedente y vuelva la sensatez a los responsables de La Vuelta y a los irresponsables de la Administración.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Solo he visto un momento y he podido escuchar las felicitaciones de los periodistas por elegir un lugar tan fantástico... y ahí lo he dejado. También he podido ver la cantidad de personas que había a lo largo de las cunetas.

    ResponderEliminar
  6. He intentado leer la noticia de EL País, y sólo con ver a la Aguirre se me han ido las ganas. Ya sé de qué va la vaina, de lo mismo y más si se va pudiendo.
    Lo único positivo si se puede llamar así, es el aprovechamiento de las pobres chicharras aplastadas, por otros animales que dentro de lo malo sabrán sacarles el mejor partido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Créeme que te comprendo Javier.
    Poco aprovechamiento habrá de las que se fueron con el material de la "limpieza" de cunetas o las puestas que quedaron bajo la nueva capa de cemento y/o asfalto, según la zona.
    Loa animales de montaña nos dan lecciones de reciclaje y aprovechamiento de recursos, los animales políticos otra clase de lecciones, ellos también saben aprovecharse de todo. Pero nunca aprenderemos...

    ResponderEliminar
  8. No conocía este lugar,gracias por hacérmelo conocer aunque haya sido a raíz de algo dañino como es el paso de la vuelta.

    ResponderEliminar
  9. Hola Alvaro, gracias por pasar y comentar.
    A pesar de las amenazas que se ciernen el sitio bien merece un paseo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Casi nunca y casi siempre. Si es casi nunca has sido políticamente correcto, pero cuanta razón tienes, como casi siempre. Un abrazo. Ángel.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ángel,
    No estoy muy seguro de haberte entendido. Pero estoy convencido que te he comprendido. Un abrazo.

    ResponderEliminar