lunes, 2 de noviembre de 2009

La chicharra montañera

Hace unos años, exactamente el 3 de octubre del 2004, en una excursión por la zona denominada La Barranca, en la Sierra de Guadarrama, observamos numerosas chicharras activas.Nos llamó la atención porque ya eran días frescos. Pero más nos sorprendió que algunas hembras estuviesen poniendo huevos ¿Donde? ¡En medio del asfalto! Era impresionante ver a estos ortópteros con su largo ovopositor intentando clavarlo entre las grietas del asfalto de una pista degradada que hay en la zona. No me pude explicar el asunto más que como una torpeza de los animales tanto por la dificultad por perforar tan duro suelo como por pararse en el medio del camino donde podían ser pisados o comidos por pájaros.

El asunto no daba más de sí, pero se me quedó en la memoria...
Ahora, en fechas parecidas, el 20 de septiembre de este año, hicimos una escapada con Barbadillo y esposa hasta los Siete Picos, también en la Sierra del Guadarrama. Un día similar, soleado pero fresco, y de nuevo nos encontramos con las mismas protagonistas.
Algunas chicharras se veían en las rocas cercanas a las cimas entre los siete picos. Y allí estaba de nuevo una de ellas, intentando poner huevos allí donde el suelo es más duro, donde solo una tenue capa de musgo, ahora reseco, cubría la pura roca granítica.
Esta chicharra pertenece a la especie Steropleurus stalii. Es un pariente de los saltamontes y langostas, es decir, un ortóptero, pero más cercano a los grillos, los Tetigónidos . Se diferencia este grupo por las largas antenas, los hay verdes y también pardos y negruzcos. En su alimentación, además de las hierbas, tienen una tendencia a comerse a otros insectos y son especialmente carroñeros.
Volviendo al tema de la puesta, no se trata de una torpeza animal, nunca suele serlo, evidentemente es un carácter de su biología. Al parecer estos animales ponen sus huevos en grietas y zonas muy expuestas sobre material muy duro, como lo era el asfalto y como lo es la superficie rocosa. Así es posible que pasen el invierno, soportando viento, frío y sol, cubiertos por nieves y hielos hasta que eclosionen en primavera..
Aunque hay especies próximas repartidas por toda la península, incluso al nivel del mar, ésta concretamente es propia de montaña, muy interesante desde el punto de vista taxonómico y biogeográfico. Igual que ocurre con otros animales y plantas con distribución restringida a las grandes altitudes. Ese mismo día vimos dos típicas especies montanas: los restos ya resecos de gencianas amarillas (Gentiana lutea) y lagartijas carpetanas (Iberolacerta cyreni) que tomaban el sol, dos especies con los mismos requerimientos ecológicos que acompañan a los montañeros en sus excursiones.

Para los más despistados señalaré que esta lagartija carpetana es la que antes conocíamos como lagartija serrana, Lacerta monticola, que ahora se ha dividido en varias especies distintas, habitantes de diferentes macizos montañosos, y se han agrupado en el género Iberolacerta.

Nota: No solo la lagartija ha cambiado de nombre, también la chicharra de montaña que ahora se denomina actualmente Lluciapomaresius stalli.  

10 comentarios:

  1. Qué sabia es la naturaleza y cuánto nos queda por aprender de ella a todos...

    Lo de los reptiles es un jaleo, cada dos días se cambian nombres y descubren nuevas especies o se disgregan las ya existentes. Cuanto nos queda aprender también de ellos...
    La especie dominante es una ignorante.

    ResponderEliminar
  2. Poco tiempo después de nuestra excursión a Siete Picos volvimos a encontrarnos, Carmen y yo, con algún ejemplar de esta especie...sobre la tierra dura de una pista forestal en un pinar de la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama.

    La pregunta es: ¿Buscan especialmente zonas expuestas asociándolas con zonas soleadas?

    Gracias, Jesús, por la entrada (mención incluida) y el nombre de nuestra vecina del Guadarrama.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Goyo y Javier.
    Por lo que me dijo el especialista que me ha ayudado en la identificación el dato sobre los lugares de puesta duros es inédito y se ha llevado una buena sorpresa.
    Otras especies he visto que hacen las puestas en suelos más blando y entierran el ovopositor muy profundo. Parece un contrasentido que tenga esa "espada" para poner los huevos y que luego apenas los entierre unos milímetros.
    La misma especie la he visto también al final de la cuerda larga, cerca del Najarra en u sitio casi idéntico a este.

    ResponderEliminar
  4. Tu blog es interesantísimo, y las fotos son excelentes! saludos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Gloria, me alegra ser capaz de llegar a personas no tan relacionadas con temas de naturaleza.

    ResponderEliminar
  6. Qué curioso. Pensaba que al final ibas a dar la explicación de por qué escogían esas superficies. Seguro que hay alguna razón. Yo también las he visto algunas veces, siempre las descubro "cantando", pero no las recuerdo tan oscuras. Siempre son las verdes o algo pardas las que veo.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, seguro que hay una explicación y habrá que buscarla. Tendré que observar a más a estos animales en mis próximas excursiones.

    ResponderEliminar
  8. Hola Jesús, me dejas intrigado con esta asunto de la chicharra y las grietas. Por aquí lo más parecido es Thyreonotus corsicus y su ovipositor es mayor aún, pero siempre pensé que con él serraban un poquito los troncos para poner huevos, como cuenta Fabre de los grillos de matorral en general. ¿Será que la superficie áspera de una corteza ha motivado que estos insectos busquen la superficie áspera de las rocas allá donde las cortezas escasean por ser la altitud demasiada para los árboles? Habría que preguntárselo a sus antepasados... Muchas gracias por descubrirnos más cosas con cada post, y saludos naturalistas.

    ResponderEliminar
  9. Hola Naturalista,
    Esta especie es más terrestre, pero no por que no existan árboles en su hábitat ya que en el lugar que comentaba de la pista de asfalto no es tan alta montaña sino ya terreno de pinar con suelo blando a su disposición. Sin embargo, eligieron el asfalto.
    Si buscas en la red imágenes (o textos) del género Ephippiger, que es muy parecido y verás que también hacen puestas en el suelo.

    ResponderEliminar
  10. Qué interesante! Voy a ver en qué se diferencian de Ephipigger, que creo que es el que yo ví en Los Pirineos.
    Bueno, que sepas que te leo, aunque no comente, que siempre aprendo algo interesante cuando me paso por aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar