jueves, 4 de agosto de 2011

La mosca de la lluvia y el mascaflor mesetario

-->
Anthomyia pluvialis & Mylabris hieracii

Era a principios del pasado junio cuando estaba buscando a los mascaflores y Trichodes que formaron parte de mi anterior entrada sobre mimetismo, me encontré con este escarabajo completamente acosado por más de media docena de pequeñas moscas.
Se trataba de un mascaflor mesetario, Mylabris hieracii, que, como ya vimos es un insecto venenoso. Pero no venenoso porque tenga una picadura dañina, sino porque su cuerpo está impregnado de cantaridina, una sustancia tóxica e irritante, que hace que sea incomestible para las aves y pequeños reptiles. Es más, si uno de estos insectos se nos posa en la piel y lo aplastamos como si fuese un moscardón, podemos tener la desagradable sorpresa de que nos produzca un fuerte irritación de piel en la zona del "impacto".

Sin embargo, estas pequeñas moscas parece que no temían a la cantaridina, sino que más bien la buscaban. En un primer momento pensé que como la cantaridina es también un potente afrodisíaco, la versión cutre y descontrolada de la Viagra en la antigüedad, quizás esta mosca aprovechase su secreción como sé que lo hacen otros insectos.

Pero no era este el caso, la búsqueda de información me llevó a conocer que las moscas de la lluvia y otras especies de la familia Anthomyidae son chupadoras de la "sangre" de otros insectos y a ello se dedican las hembras, mientras que los machos se ocupan de los jugos vegetales.
Las larvas de estas moscas se alimentan de plantas marchitas, hongos y también se han encontrado en nidos de aves, posiblemente llevadas con el material que compone el nido, o quizás las hembras pusieron allí los huevos sobre la materia vegetal.

En honor a la verdad debo advertir que no estoy seguro de que la determinación de la mosca sea correcta al cien por cien, ya que hay otra especie muy parecida, A. procellaris, que solo se puede diferenciar con seguridad estudiando la genitalia. Sin embargo, no me he podido resistir a utilizar el bonito nombre de "mosca de la lluvia" porque ese día mi excursión entomológica se vió interrumpida por un pequeño chubasco. Bueno, puesto a hacer confesiones, también por el inquietante comportamiento de un "pedazo de toro" de raza avileña al que no parecía hacer mucha gracia que yo anduviese por los alrededores de sus vacas.
En efecto el nombre de pluvialis le viene de que estas moscas se observan principalmente en primavera, aunque a veces se encuentren en pleno verano, pero generalmente durante el tiempo lluvioso.
Y ya metidos con la etimología, el nombre del género, Anthomyia, quiere decir mosca de las flores.

Todas las moscas que rodeaban al escarabajo eran hembras ¿Qué cómo lo distingo en un insecto tan pequeño? pues porque los machos tienen un buen par de "ojones", quiero decir que sus ojos son mucho más grandes, de manera que casi se juntan en la zona de arriba de la cabeza. En cambio las hembras, como se puede ver en las fotos, los tienen claramente separados... Por cierto, los que hayan pensado mal están castigados media hora de cara a la pared. Y los que se hayan reído, además, con los brazos en cruz. Esto es un blog casi serio, no se crean ustedes.


Más información: El comentario de Pedro L. Méndez y mi respuesta me da pie a añadir una información sobre lo que observé, que se me había olvidado decirlo pero que es patente en las fotos que he puesto. Las moscas, al subirse al escarabajo, buscaban las zonas de articulación, tanto entre las patas como entre el tórax y los élitros. Es lógico ya que atravesar las placas de quitina del Mylabris debe ser poco menos que imposible para el díptero.

13 comentarios:

  1. La Anthomyia es una de mi pueblo...

    Hablando de Viagras...
    Lytta vesicatoria: El extracto que se obtenía de este insecto fue usado en medicina hasta principios del siglo XX como vesicante. En pequeñas dosis únicamente producía molestias urinarias acompañadas de priapismo. Este efecto secundario, la erección espontánea del pene, convirtió a la cantárida en el afrodisíaco de referencia hasta el siglo XVII cuando cayó en desuso dado el número de envenenamientos, con consecuencias mortales, que produjeron tales prácticas.
    Sólo a mediados del siglo XVIII volvería a estar de moda, cuando en Francia se la conoció como los caramelos Richelieu: “pastilles Richelieu”.

    ResponderEliminar
  2. En efecto Goyo, es el mismo compuesto, que es más abundante en Lytta, a la que se llamó "mosca de España"
    La cantaridina es típica de los Meloideos, familia a la que pertenecen estos insectos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús

    Interesante observación, puede que esas moscas tan pesadas buscasen algo más que la hemolinfa de los mascaflores. Se las ve muy interesadas...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Yo no se nada de quimica pero tengo entendido que cuando se comenzo a investigar el viagra (que originalmente no era para la impotencia)por cuestiones hormonales no tuvo el efecto priapico en las mujeres (pudo haber funcionado sobre el clitoris)

    aunque se trate de un principio activo diferente ¿es aplicable eso en los insectos?


    por cierto ¿alguien me puede decir exactamente cuales son estos insectos? http://sandecesmuygraficas.blogspot.com/2011/08/insectos.html

    ResponderEliminar
  5. Hola Pedro. Bueno estar interesadas en chuparle la hemolinfa (la sangre de los insectos) al Mylabris ya es suficiente objeto de interés. Supongo que atravesar el exoesqueleto de quitina del escarabajo no es nada fácil y por eso las moscas buscaban y tanteaban entre sus articulaciones y zonas de unión entre las placas, pero rara vez se posaron más de una a la vez. He leído que también se pueden atacar entre ellas.
    Hay al menos una especie de escarabajo que roba la cantaridina picando a los meloideos para aprovecharla para sus propias feromonas sexuales, pero son los machos los que lo hacen y estas moscas son hembras.

    Coyote, la Viagra se desarrolló para problemas de circulación, por eso su efecto con la entrada de la sangre en el pene con la consiguiente erección. Los pacientes tratados del corazón descubrieron que había un efecto secundario "muy interesante". Creo que el efecto con la cantaridina tiene diferente origen, pero no conozco mucho el tema, Goyo da más información en el primer comentario.
    Respecto a los insectos, siendo de México me resulta casi imposible darte más información, pero algo haré.

    ResponderEliminar
  6. Un hallazgo más que interesante, con un título de lo más logrado.
    No tenía idea de que existieran este tipo de "vampiros" entre los insectos (...¡y lo que quedará por descubrir!)
    Abrazos, Jesús.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Javier. Sí creo que es interesante incluso para los entomólogos expertos en dípteros porque no he visto fotografías de este hecho. Sí he encontrado especies parecidas, de menor tamaño, atacando en grupo a una mariposa.
    Quizás el ataque en grupo sea una estrategia de esta familia.
    ¡¡Lo de los insectos es el no parar de descubrir cosas interesantes!!

    ResponderEliminar
  8. Interesante entrada. Hace un par de años puse una entrada en mi blog, en ella hice un montaje en foam de este insecto. Soy pescador y "copiamos" .a los insectos, escarbajos sobre todo, para engañar a ciprínidos principalemente.... que siempre liberamos. Otro pescador me dijo que a este insecto le llamaban "escarabajo de las hojas"... pero no sabía su faceta sexual... je,je,je. Eso si su color me hacía sospechar que anunciaba que era peligroso ante depredadores...
    este es mi blog...

    http://pescarlitos.blogspot.com/2009/07/otros-bichos-de-foam.html

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Carlos,
    Eres todo un artista. Mi padre era un apasionado pescador de truchas y se fabricaba sus propias moscas a veces sobre la marcha cazándolas en el mismo río para hacerlas igual. Me has traído un entrañable recuerdo.
    Me gusta tu blog.
    No sé yo si un escarabajo de este tipo será plato de gusto para un pez.

    ResponderEliminar
  10. Genial, a partir de ahora me fijaré en los ojos y tendre cuidado con los Mylabris que en la zona de Guadarrama hay en abundancia.
    Enhorabuena por la entrada
    Antonio

    ResponderEliminar
  11. Gracias Antonio, me alegro que te guste.
    Con los Mylabris y otros escarabajos de su familia no hay que tener un cuidado especial, solo no comérselos ni machacarlos contra tu piel, que no creo que nunca llegue a darse el caso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué interesante! lo malo es el castigo que me queda por cumplir, y encima con los brazos en cruz ¿no puedes rebajarme el tiempo? :)

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja,ja. Por confesarlo se te perdona el pecado y retira el castigo; -)

    ResponderEliminar