lunes, 16 de agosto de 2010

Eresus, una araña con vida familiar

Estamos acostumbrados a leer y escuchar las terribles historias de "viudas negras" que se han comido a sus maridos en el mundo de las arañas. No seré yo quien asegure que esto no pueda terminar ocurriendo en la especie que ayer encontré en uno de nuestros paseos por la Sierra de Madrid, pero la literatura especializada dice que en esta especie macho y hembra viven juntos compartiendo nido durante una buena temporada.
Esta bonita araña con algo más de un centímetro de longitud es un macho de la especie Eresus kollari, hasta hace poco denominada Eresus cinnaberinus, y que en libros y artículos con algunos años se encontrará con el nombre de Eresus niger.
Las hembras de esta especie son casi el doble de grandes pero no tienen el abdomen tan coloreado, son de color negro o gris muy oscuro, aunque algunas tienen los quelíceros rojizos.
Para los que nos gustan las arañas pero no hemos profundizado en el conocimiento e identificación de las numerosas especies existentes, esta es de las más agradecidas ya que se distingue a primera vista y por mucho que sean raras, con esos colores se ven fácilmente en los paseos camperos.
Esta se me cruzó en el camino en las faldas del pico de La Najarra, cerca del Puerto de la Morcuera. La mayor parte de las citas que he encontrado en España se refieren a encuentros en zonas de montaña. Yo la he visto alguna vez en mi jardín, que está a algo más de 1.000 m sobre en nivel del mar y el resto de las veces siempre a mayor altitud.Como puede observarse es algo así como una versión miniatura de las grandes y peludas arañas tropicales, destacando unos quelíceros muy desarrollados, lo que nos indica que la inmovilización de sus presas no depende de la tela de araña sino de hacer un buen agarre e inyectarle suficiente cantidad de veneno. Las Eresus viven en túneles forrados de seda de unos 10 cm de profundidad, que se esconden entre piedras y raíces de plantas. El cono de entrada está muy poco desarrollado, no es tanto una tela de captura como de aviso de que una presa pasa por allí. Las presas suelen ser animales de vida terrestre como pequeños escarabajos, otras arañas y miriápodos.
A finales de verano los machos deambulan buscando el nido de una hembra y es cuando más fácilmente pueden encontrarse. No tienen que temer tanto como otras arañas a sus grandes parejas porque de hecho, se quedan a vivir con ellas y comparten su comida. Parece que una vez cumplida su obligación reproductora pueden llegar a ser comidos, aunque no está claro que no sea después de morir, ya que tras la reproducción, en cualquier caso, suelen morir.
La hembra pone los huevos en un paquete forrado de seda y los mete o los saca del túnel según la meteorología para que siempre tengan las mejores condiciones de temperatura y humedad. Cuando las crías nacen, viven junto a su madre y así pasan el otoño e invierno compartiendo todas el mismo nido. Es posible que la madre muera de vieja en este periodo (a la edad de cuatro años) y entonces sus crías la aprovechan como comida disponible de la misma manera que ella hizo con su marido.
Según (en el 2010) el banco de datos de la fauna ibérica y la web de arácnidos ibéricos en la Península hay dos especies más del mismo género: E. solitarius y E. sedilloti. También hay referencias de una especie que procede del norte de África: Eresus albopictus.
Una especie más de un género de la misma familia, aunque no tan coloreada, se encuentra en la mitad sur peninsular: Stegodyphus lineatus. La familia de los Erésidos, cuenta con unas 100 especies de distribución africana y euroasiática.
Edito para añadir una cita que había leído pero no había podido comprobar:
En su libro "El jardín de los dioses", el tercero de la trilogía de Corfú, Gerald Durrel dedica unas deliciosas páginas a la especie Eresus niger, aunque mucho me temo que en las islas griegas no sea esta la especie presente según la nomenclatura actual.

9 comentarios:

  1. Vaya, hombre, yo solo veo arañas bastante feas por aquí, aunque les agradezco mucho que se coman las moscas... Un abrazo fuerte a los 3...

    ResponderEliminar
  2. No hace mucho que ví mi primer y único erésido, y también fue en zona de montaña. Unas arañas espectaculares, sin duda.

    ResponderEliminar
  3. No he tenido el afortunado encuentro con esta curiosa araña para haber disfrutado de su espectacular y cromática librea. Si la viera en una publicación, la ubicaría en el continente africano o, suramericano. Es el arácnido ideal para plasmarlo en peluche para los críos, sin duda.

    Si aprovechan los cuerpos yertos de sus consortes para alimento propio, y después el de la progenitora para la descendencia; me parece extraordinario. Vamos, menos cruel.

    Una fantástica observación con sus fotos y texto. Es revelador el mundo de los arácnidos, y como las rapaces; envolvente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Aurora,
    Te veo lanzadísima con tus escritos, vas tan rápido que pierdo el hilo, aunque no sea de seda araña. Con la vuelta a la tediosa normalidad espero encontrar la hebra.
    Hay muchas arañas bonitas, solo hay que acercarse lo suficiente para apreciarlo...

    Amigo de Macroinstantes, Sierra Nevada es uno de los lugares más frecuentes de donde he encontrado citas. Estupenda foto, el efecto "a ras de suelo" hace que parezca mucho más grande de lo que es.

    Javier, has dado en el clavo con lo del peluche. En mi búsqueda por internet de datos para ampliar la información, llegué a un catálogo de juguetes donde tenían Erasus niger de peluche. Seguro que la mayoría de los clientes se creen que es un diseño inventado. De todas modos en las islas británicas es poplar esta araña porque se pensó que se había extinguido y se redescubrió, con lo que está en su catálogo de especies protegidas.

    ResponderEliminar
  5. Un hallazgo de lo más lucido. Preciosa araña. Me pregunto cómo calcularán cuáles son las mejores condiciones ambientales para la puesta. Estos seres están superdotados con unos sentidos que nos empequeñecen.
    Saludos (de vuelta).

    ResponderEliminar
  6. Supongo Javier, que las condiciones óptimas serán las mismas que para la propia araña. De todas maneras lo de los artrópodos y sus complejos sistemas de alimentación, reproducción y las formas que tienen de detectar determinadas cosas (alimento, parejas, simbiontes, etc) es como de otro planeta que poco a poco vamos descubriendo.
    Aparecieron en la Tierra cientos de millones de años antes que nosotros y eso se tiene que notar.
    Bienvenido

    ResponderEliminar
  7. Informar que he visto una, macho, en las laderas del Peñalara, cerca de Peña Cítores, Parque Nacional del Guadarrama. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la información. Se ve que es una especie bastante montaña. Aunque en otros lugares de encuentra en cotas bajas y puede que sean otras especies o subespecies. Se está revisando su estatus. Saludos

      Eliminar
  8. En la última semana yo también he visto varias, tambien por la sierra de Madrid. La primera el finde pasado (no recuerdo dónde) y ayer domingo 25 ví 2 ó 3 entre La Najarra y el puerto de Malagosto

    ResponderEliminar