martes, 12 de enero de 2021

Las hormigas de mi jardín (6). Lasius niger

Esta especie, pertenece a la subfamilia Formicinae. Es, quizás, la más abundante en el jardín y, con seguridad, la que más espacios distintos ocupa. El tamaño de las obreras es menor que en las especies vistas en las anteriores entradas, pues tienen unos 2,5 - 3mm de longitud.


Encuentro sus nidos en la terraza cerrada, en los peldaños de la entrada y en lo más alejado del jardín, entre las ramas de los robles, en los grandes cardos y en plantas herbáceas, casi siempre buscando el mielato de los pulgones.

Lasius pastoreando pulgones de la especie Brachicaudus cardui sobre un cardo Onopordum acanthium.

En esa tarea se reparten el espacio con las Crematogaster, y he visto cómo en el roble melojo (Quercus pyrenaica), se evitan y, aunque cercanas, se encuentran en diferentes ramas, tanto unas como otras pastoreando a los pulgones que se encuentran en las capsulas de las bellotas en formación. Las Lasius, además, sobre los pulgones que crían sobre las agallas producidas por el cinípido Andricus kollari.
Sobre pulgones en agalla de Andricus kollari, aún verde, en roble melojo.

También son las que pastorean las pequeñas ninfas de la chinches Cacopssylla, que suelen atacar cada año mi espino albar (Crataegus monogyna), con los que desarrollan un comportamiento muy parecido que tienen con los pulgones, lamiendo los jugos azucarados que expulsan.

Pastoreando ninfas de la chinches Cacopssylla en una rama de espino albar.

Es una especie que defiende con ardor tanto su hormiguero como los pulgones que pastorea. Al hacer fotografías cercanas de la entrada al nido no es raro que tomen una postura defensiva unas junto a otras con las mandíbulas abiertas. También las he visto atacar a mariquitas y otros coccinélidos, que o bien huyen o pliegan sus patas y antenas agarrándose fuerte a las hojas de las plantas quedando así acorazadas y ofreciendo la lisa superficie de sus élitros y tórax, para dejar las partes más sensibles a salvo de los mordiscos.

Ataque a una mariquita, Coccinella setempunctata, en hoja de cardo.

Sin embargo, no las he visto atacar los huevos y larvas del los sírfidos, como Sphaerobia scripta, moscas cuyas larvas son depredadores de pulgones.

La hormiga está prácticamente pisando el huevo del sírfido, sin que se percate.
Aunque las larvas sean unas feroces depredadoras de pulgones, nunca las vi atacarlas. 

Como ya mostré en la primera entrada de esta serie, son omnívoras y cuidar y pastorear a los pulgones no les impide comerse alguno de vez en cuando. Sabía que lo hacían cuando la planta se secaba y dejaban de ser productivos, pero lo he podido ver cuando estaban en plena reproducción. Aunque muy parecidas, las fotos siguientes son de distinto año.

Hormiga Lasius depredando un joven pulgón.

Esta especie también aprovecha los nectarios extraflorales de algunas plantas para extraer sus jugos azucarados. Estos nectarios se encuentran, por ejemplo, en algunos Prunus y, en mi jardín concretamente, en los peciolos y bases de hojas y flores de Passiflora. Pueden atraer a insectos polinizadores, he visto también a avispas lamiéndolos, pero su principal utilidad es la colaboración de los insectos en su defensa. Se ha comprobado que las plantas de Passiflora visitadas por hormigas tienen menos presencia de huevos y larvas de mariposas que se alimenten de ellas. También se cree que la forma de los nectarios, parecidos a huevos de mariposa, las engaña y las hace desistir de hacer allí su puesta, pues algunas especies de mariposa procuran poner los huevos en plantas separadas y así evitan la competencia alimenticia entre las orugas hermanas.

Hormiga Lasius sobre nectarios extraflorales de Passiflora, lamiendo sus jugos azucarados.

Los hormigueros de L. niger pueden contar con muchos miles de obreras, pero tienen una sola reina, aunque cuando fundan la colonia se juntan varias de ellas. Lo que ocurre es que una vez que ya se ha consolidado y tienen bastantes obreras, matan a todas las fundadoras excepto a una, la más fecunda. Sin duda es una buena estrategia de selección que evita la pérdida de la colonia si hubiese una única reina fundadora y esta muriese.


Según la guía de hormigas de Lebas et al, de la editorial Omega, los vuelos nupciales ocurren entre julio y agosto. En casa lo hicieron a finales de junio. Supongo que dependerá de las condiciones climáticas de la zona y el tiempo meteorológico del año en concreto. No sé si será casualidad, pero cuando vi salir a las aladas del hormiguero, machos y hembras lo hicieron por agujeros del hormiguero bastante separados.

"Princesa" de Lasius a punto de emprender el vuelo para encontrarse con los machos y coventirse en reina madre de una nueva colonia. 

En la primavera muy temprana, en el mes de marzo, cuando comienzan su actividad después de los fríos, las he visto sacar miles de exuvias procedentes de las mudas de las larvas, pues este género forma capullos de seda para la metamorfosis. Dejan así en el entorno del hormiguero montones de “pellejos” blanco-amarillentos muy diferentes a los que hacen otras especies con los restos de alimentos. Este del vídeo es el peldaño de entrada a mi casa.



3 comentarios:

  1. Siempre interesantes de ver. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, Jesús. Por cierto, haces unas fotografías magníficas. Esa de las hormigas pastoreando entre Cacopssyllas y la de la hormiga comiéndose un pequeño pulgón, me parecen fantásticas. Tendrías que escribir un libro sobre todos los pequeños animales que observas en tu jardín a lo largo de un año. Sería una maravilla.
    Un saludo,
    Guillermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Guillermo. Viniendo de ti es un gran halago. Respecto al libro, en ello estoy, otra cosa es quién me lo publicaría, tengo otro en manos de una editorial, va casi para un año que entregué los textos y parece que aún me va a tocar esperar casi otro para verlo impreso... en fin, así están las cosas y estamos en una época bastante complicada y para la cultura aún más.
      Saludos.

      Eliminar