domingo, 4 de diciembre de 2011

La muerte entre las flores tiene veneno de araña

LAS CURIOSAS ARAÑAS CANGREJO

Llevaba mucho tiempo queriendo fotografiar alguna araña de la peculiar familia Thomisidae. Había revisado cientos de flores esta primavera, en cada salida al campo, con la esperanza de hallar algunas de estas interesantes arañas. Así, cuando me encontré en mi jardín esta abeja muerta colgando de una flor de jara por un hilo de seda, ya de lejos, sin haberla visto siquiera, sabía que esta era mi ocasión. No tuve que acercarme mucho para descubrir a la protagonista, hábilmente escondida detrás de una hoja. En la foto, se pueden ver sus patas en la hoja del fondo.
Se les llama arañas cangrejo porque tienen la costumbre de andar lateralmente, como esos crustáceos marinos. Los tomísidos no hacen tela, confían en su capacidad de camuflaje y en su picadura. Sus quelíceros no son grandes, pero su veneno es particularmente efectivo para paralizar a los insectos voladores que acuden a libar (y polinizar) las flores. Es impresionante como una araña tan pequeña es capaz de retener a una abeja, moscardón o mariposa, con la fuerza voladora que tienen esos animales.
No lo hacen sin una cierta seguridad, ellas mismas están encordadas, como los escaladores, con un hilo de seda por si pierden el equilibrio, y también aseguran a su presa en cuanto tienen oportunidad, como puede verse en la abeja colgante.
Esta vez, la "muerte entre las flores" viene de los quelíceros venenosos de una pequeña Misumena vatia, reconocible por su abdomen globoso.
Y como las buenas noticias no suelen venir solas, a pocos metros de la jara anterior, encontré que la flor de jaguarzo del jardín también tenía una inquilina de la misma familia, la preciosa y más conocida Thomisus onustus. Estas arañas tienen la capacidad de cambiar de color, aunque tarden unos días en hacerlo, dependiendo del color que tengan las flores sobre las que acechan. Si los pétalos del jaguarzo son violetas, así serán las manchas de su dorso, pero si las flores fuesen amarillas su tono dominante será también verde amarillento.
En un viaje a Picos de Europa, cerca de Fuente De, descubrí otro ejemplar de la especie sobre unas flores de zanahoria silvestre y en ella podemos ver que no hay rastro de tonos azulados, sino que domina el blanco. Por cierto, que estaba pendiente, cámara en mano, con la esperanza de que se acercarse esa mosca y poder captar el monento de la caza, pero la que se puso por delante fue la hormiga. Sin embargo, no sé si la araña juzgó que la hormiga no iba a valerle ni de aperitivo o, simplemente, que no le gusta su sabor, porque aunque se le metió entre sus quelíceros, salió indemne del encuentro, seguro que totalmente inconsciente de lo cerca que estuvo de morir.
Son características de la familia el que los dos primeros pares de patas sean bastante más largas que las posteriores y, además, que los tres primeros pares solo se articulan hacia adelante. De esa manera, los ejemplares de las siguientes fotografías no hay duda de que son de esta familia, aunque no me atreva a ponerle nombre de especie, ni de género siquiera. Si alguno de mis lectores se atreve, que no deje de decírmelo.
Las dos las he encontrado, igualmente, entre las flores de mi jardín. Las he podido observar a lo largo de varios días y he comprobado que permanecen en la misma rama cambiando de flor si la primera se marchita. Esto es particularmente importante en el caso de las jaras, que cada día pierden sus pétalos, aunque otra nueva flor se abra en su proximidad.
También he podido ver que la mayor parte del día se lo pasan detrás de la flor o un poco más abajo, en el tallo, donde además se escondían cuando notaban que me acercaba. Supongo que solo se exponen a la vista sobre la corola floral, cuando quieren cazar.

16 comentarios:

  1. Interesante entrada Jesús. El mundo de estas especies es muy atractivo por la costumbre adquirida de cazar al acecho y, presas de buen tamaño cuando la ocasión se presenta.
    También se me ocurrió coleccionar todo tipo de thomisidos por su interesante variedad, pero muchas veces por el exceso de trabajo, queda olvidado en el cajón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Estas arañas son muy interesantes. Por cierto, el título de la entrada es ideal porque describe exactamente lo que le pasa a muchos incautos insectos que no se dan cuenta de lo que se esconde ahí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Javier. Cada grupo de arañas tiene su encanto, pero uno se va "enviciando" con las que son más fáciles de identificar. Ya habrá tiempo para las más complicadas.

    Así es Pedro, los inocentes insectos ni se enteran de que entre los pétalos de la flor donde pensaban comer, lo que se encuentran es que son comidos ellos mismos.

    ResponderEliminar
  4. Exelentes fotos... tengo una duda, si un especimen de araña cangrejo es colocado en otro tipo de flor ¿cambia su color o estan especializadas a un tipo especifico de plantsa?

    por cierto, gracias por poner mi blog en lista, saludos

    ResponderEliminar
  5. Félix Gómez Gayán6 de diciembre de 2011, 13:51

    Hola Jesús, soy un ferviente seguidor de tu blog desde hace mucho tiempo y ,como siempre, tus fotos están a la altura de tus apasionantes comentarios.
    Te adjunto un enlace a una foto(muy modesta) que le hice a una de esas arañas(no la he identificado) que apareció en la flor de un Rododendro que acababa de plantar en el jardín de casa, en el centro de Zaragoza.

    http://i39.tinypic.com/5wlffc.jpg

    ResponderEliminar
  6. Jesús, muy chulas estas arañas cangrejo. Las he visto capturar dos mariposas a la vez, en el momento en que éstas estaban apareándose. - También me soprende lo diferentes que son unas de otras.- Con el nombre de araña cangrejo hay infinidad de formas, tamaños y colores...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Coyote, en efecto, cambian de color según la flor en la que se pongan, pero el cambio es gradual, no como el de los camaleones, y no tan completo, debe ser que solo algunos de los cromatóforos de su cuerpo tienen la capacidad de cambiar. Yo tenía la intención de trasladar a un ejemplar a una planta de impatiens (alegría) de flores rojas, pero me di cuenta que esa planta no atraía a los polinizadores, me pareció hacerle una p... faena a la araña y desistí.

    Gracias Félix, siempre es agradable tener noticias de los lectores y más con tan agradable comentario. Yo creo que la araña de tu fotografía es también Thomisus onustus. La foto está bastante bien y en un momento muy interesante, además.

    Sí, Anzaga, hay muchas muy parecidas, pero dentro de la familia Thomisidae con el aspecto de las que pongo en esta entrada son solo unas pocas especies. En "biodiversidadvirtual.org" se pueden ver casi todas y las abundantes variaciones de color dentro de las mismas especies.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Jesus por tus interesantes entradas, siempre nos enseñas cosas nuevas e interesantes. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Qué bravas son estas arañas... se atreven con casi todo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti Luis por comentar.

    Goyo, sí, son muy graciosas cuando levantan las paras de delante abiertas en plan amenazante. Igual que los cangrejos, por cierto.

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que cuando se las observa por primera vez ya no se puede olvidar a estas arañas.
    Alguna he tenido la suerte de ver entre las plantas de mi terraza, como diminuta fiera aportando naturalidad...con "su poquita de muerte" entre las flores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Nada más natural que la propia muerte. Pero lo interesante es que las arañas vivan en nuestras macetas y jardines.

    ResponderEliminar
  13. Yo me encontre en mi jardin una verde igual a la de la foto en un pekenio arbol de mora y una amarilla como una margarita... Ssi kieres te mando la foto, es la primera vez ke veo una tan amarilla

    ResponderEliminar
  14. Gracias Freak, por tu ofrecimiento, como ves esta entrada es de hace tiempo. No es precisa la foto en este momento, pero lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  15. Son venenosas para los humanos??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En absoluto, son inofensivas para los humanos.

      Eliminar