jueves, 29 de diciembre de 2011

Cleptoparasitismo de gorrión sobre carbonero

-->
O como los gorriones se aprovechan del trabajo de los carboneros para conseguir comida


Este otoño, cuando empecé a poner de nuevo alimento para los pájaros después de dejarles que se buscasen la vida en el verano, decidí instalar un nuevo tipo de comedero. Se trata de una simple bandeja a modo de plataforma abierta y mi intención es facilitar el acceso a otro tipo de aves, pues el antiguo comedero de tubo lo monopolizaban descaradamente los gorriones. Además, incluso entre ellos las jerarquías se imponen y no todos tienen igual acceso al grano.

También el nuevo comedero me permite poner otro tipo de alimentos y espero ampliar el espectro de aves que acudan a él que, por el momento, es bastante restringido. Petirrojos, estorninos, colirrojos tizones, verdecillos y mirlos, por citar unos pocos, se acercan al entorno y comen del suelo, pero no visitan el comedero.

La intención de esta entrada es volver a un tema que ya traté en otras ocasiones y es la evolución del comportamiento de los gorriones (Passer domesticus) y carboneros comunes (Parus major) desde que les facilito alimento. Al final de este texto dejo unos enlaces a entradas de otros años donde explico como los gorriones han aprendido a conseguir nuevas fuentes de alimentación imitando a los carboneros comunes.


Esto es especialmente llamativo en el caso de los cacahuetes que cuelgo de un alambre en las ramas del olivo. Los gorriones no tardaron mucho en copiar las posturas de los carboneros para acceder a las semillas.

Pero los gorriones, tal cual los observo, no son capaces de abrir las cáscaras de los cacahuetes y deben esperar a que un carbonero las abra para acercarse ellos y poder meter el pico en el agujero. En un principio los gorriones simplemente exploraban las ristras de cacahuetes buscando alguna semilla olvidada, pero en la actualidad su comportamiento es claramente un caso de cleptoparasitismo, ya que cuando el carbonero ha abierto el agujero le acosan para asustarle y después acceden a la comida.

Normalmente el carbonero intenta llevarse la semilla para comérsela tranquilamente en una rama algo alejada, pero en muchas ocasiones se le cae por el camino y allí está el gorrión para arrebatársela.

Hay pues dos formas de aprovecharse y conseguir la comida. Acudiendo al agujero ya abierto, que fue lo primero que descubrieron, y haciendo que se le caiga la semilla al suelo cuando el carbonero vuela asustado, que es una lógica consecuencia del comportamiento anterior.

La intención del gorrión es muy clara, pues mientras que el carbonero picotea con fuerza los cacahuetes, al más puro estilo pájaro carpintero, los gorriones no le molestan y permanecen en una rama algo por encima de la ristra de cacahuetes, observando. Sin embargo, se lanzan sobre él cuando ven que el párido está hurgando para llegar a las semillas.
El cleptoparasitismo se da en muchos animales, desde arañas e insectos hasta aves y mamíferos. Es bien conocido el caso de las gaviotas que se posan en la cabeza de los pelícanos, cuando tienen un pescado en la bolsa del pico, esperando a que estos lo abran para llevarlo hacia la garganta. También es cleptoparasitismo la relación entre leones y hienas cuando se arrebatan la presa recién cazada, pero no cuando carroñean los despojos ya abandonados.

Nunca había leído nada de este tipo de aprovechamiento entre estas dos especies de aves. Puede parecer que poner comida a los gorriones es una actividad banal, pero la experiencia me demuestra que sabiendo observar se pueden extraer datos interesantes sobre el comportamiento y su evolución.

Más adelante espero conseguir hacer un vídeo medianamente decente del proceso.

Las entradas (puedes pinchar sobre los títulos) donde trato sobre estos temas son:

Cletoparasitismo de gorrión sobre carbonero. Los vídeos
Continuación de esta entrada pero con vídeos.

Donde cuento como los gorriones aprenden de los carboneros cómo y dónde comer.

Más casos de lo mismo.

Los gorriones aprovechan las bellotas aplastadas por los coches para poderlas comer. Una entrada que no tuvo eco, pero que me parece una observación muy interesante.


14 comentarios:

  1. Estupenda anotación, como viene siendo habitual.

    El comedero que yo monté con la webcam (http://camara.trebol-a.com) va ya para cuatro años y me ha servido para sorprenderme con el comportamiento y el aprendizaje de los gorriones en el comedero.
    La verdad es que es un entretenimiento a tiempo completo :)

    Son grandes imitadores y poseen una inteligencia colectiva superior a la de cualquiera de las otras especies q visitan el comedero (quizás descontando a las Cotorras). Y sinembargo (o quizás por eso mismo) son extremadamente recelosos y en las trampas con las que atrapo/anillo a los verderones facilmente es sorprendentemente difícil, no ya atrapar a un gorrión sino siquiera que se acerca por la zona. Aprenden muy rápido.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada sobre el cleptoparasitismo de los oportunistas gorriones. Merece, y mucho, la pena observar a estas aves (y a cualquier animal) porque siempre se aprende algo de sus interesantes comportamientos. Estaré atento al vídeo que prepares.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Trébol, te iba a hacer el comentario en la entrada sobre las anillas. Yo quería anillar a algunos gorriones para poderlos distinguir individualmente, pero me dijeron que no podía hacerlo sin permiso o sin ayuda de un anillador experto.
    Entre eso y lo que comentas me temo que va a ser complicado.

    Hola Pedro, el vídeo me da problemas por la luz que siempre es mala en esa situación, pero a ver qué puedo hacer.

    ResponderEliminar
  4. Empecé a anillar a los gorrriones por saber cuantos eran los que habían aprendido a entrar en las jaulas a comerse la comida de los canarios. Claro, entonces era fácil, ellos solos entraban en "las trampas" :D
    Pero una vez el resto de la tribu vió "caer" a la media docena de los más atrevidos, comenzaron a mantener la distancia.
    Si se les deja 1-2 semanas "de descanso" vuelven a intentarlo.

    En cambio con los verderones el problema es tratar de no re-atrapar a los que ya están anillados. Caen en la trampa y vuelven a caer a los pocos dias.

    Ignoraba lo que dices del permiso para el anillamiento amateur de aves no protegidas. Me dejas a cuadros. Lo tendré en cuenta, quizás me compense y sea más fácil pedir un permiso municipal para matarlos por cagarse en la terraza... además, una vez muertos son infinitamente más fáciles de clasificar... ainss...

    ResponderEliminar
  5. No cabe duda la capacidad de observación que tiene el gorrión común para beneficio propio. Cuando los trozos de pan son grandes y duros, aguardan en circulo colegial a que las palomas de turno lo deshagan, momento que aprovecha el mas vivo para salir volando con el trozo pinzado.
    Las aves raras accidentales son interesantes sólo para el momento, pero, estas criaturas tan habituales y conocidas, no dejan se sorprendernos nunca.
    Bendita suerte la que tienes de disponer de un "Gran Hermano" de pájaros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jesús:

    Enhorabuena por tus siempre perspicaces observaciones. Yo también no dejo de observar. En mi actual morada en Valdemoro no dejo de encontrarme criaturas aladas de lo más sorprendente.

    Que sigas con esa curiosidad y que pases compartiendo con los demás lo que más te guste!!!!

    Un cálido y pajaril saludo!!

    Bruno.

    ResponderEliminar
  7. Desde el Gallipato Alcublano os deseamos un maravilloso 2012.

    ResponderEliminar
  8. Gracias también por los comentarios, Javier, Bruno y Gallipato.
    En efecto, al ser una especie habitual hace que podamos observar el comportamiento en diferentes épocas del año y apreciamos su evolución.
    Antes reconocía al menos a un ejemplar, el de las plumas blancas, pero ahora ha desaparecido y por eso me gustaría ponerles anillas de colores, pues el siguiente paso para entender su conducta es diferenciar uno ejemplar de otro.

    ResponderEliminar
  9. Fascinante asunto este cleptoparasitismo cultural. Pone de manifiesto uno más de los múltiples recursos de los gorriones, pájaros que por algo llegaron a ser tan abundantes...Es inevitable comparar su comportamiento con el de nuestra especie, en relación a otras e incluso entre nosotros mismos.
    Como siempre, unas observaciones de primera.
    Saludos, Jesús...Y feliz año KIWI

    ResponderEliminar
  10. ¡KIWIno que paraste por este blog enTREN tus numerosos viajes!!
    Un abrazote a los dos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Jesús una buena entrada como siempre…pienso que nos queda mucho que aprender de las aves.
    Aprovecho para desearte un buen año 2012.
    Saludos
    Abel

    ResponderEliminar
  12. Otra entrada muy interesante.
    ¡Feliz Año 2012!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Abel y Honorio. ¡¡Feliz y Naturalista año 2012 también para vosotros!!

    ResponderEliminar