martes, 26 de enero de 2010

Exóticas flores de invierno

A modo de intermedio entre los días de frío, me repliego a mi cuartel de invierno, es decir a la terraza cerrada, donde puedo experimentar a hacer fotos a las flores que allí se encuentran con relativo confort. Está orientada al sur y recibe el sol de pleno, que en invierno solo se tamiza por las sombras que se dan las plantas unas a otras. En verano un toldo se encarga de sombrearla.

Me llama la atención, en mi terraza, que algunas de las plantas que florecen en invierno son de aspecto particularmente exótico. Aunque quizás sea provocado por nosotros mismos al seleccionarlas en los viveros.

Y como muestra, esta flor llamada ave del paraíso o flor de pájaro, Strelitzia reginae, que ofrece un aspecto realmente tropical, al que solo falta un colibrí para completar el cuadro. Eso no sería posible en su hábitat original, que es Sudáfrica, aunque sí es polinizada por otro tipo de aves.Se escribe de ella que puede florecer en cualquier época del año y que, teniendo un macizo numeroso de estas plantas, podremos disfrutar de sus flores durante todo el año. La mía tiene gusto por el invierno y eso que cuando hiela en el exterior aquí puede bajar la temperatura a tan solo uno o dos grados centígrados. En zonas de clima benigno, donde no hay heladas, se puede tener en el exterior y en los jardines canarios ofrecen tan magnífico aspecto que hay quien cree que son originarias de las islas afortunadas.

Igualmente atractivos, aunque muy diferentes, me resultan los cactus epífitos que se cultivan perfectamente en cestos colgantes. Se les llama cactus de Navidad, Schlumbergera truncata o el sinónimo Zygocactus truncatus. Suele recomendarse para ellos temperaturas más altas, pero en mi terraza crecen más que bien. Si acaso, sufren en el verano por el exceso de sol.

Además del atractivo de esa cascada florida, las flores vistas en detalle son toda una belleza.Hay variedades de diferentes colores de flor. Las más comunes son de color rosado, pero también hay rojizas y anaranjadas y, las más delicadas, de color blanco.
Yo no soy especialmente buen jardinero, pero es que esta planta es de las más agradecidas que he tenido. Hay otra especie muy parecida, el cactus de Pascua, Hatiora gaertneri, con flores de color rojo intenso y menos tubulares, que aparecen en primavera.
En mis macetones colgantes hay de las dos especies entremezcladas y de distintos colores. Me vinieron de regalo y durante un tiempo creí que se trataba de dos floraciones de la misma planta, pero no es así, las que florecen en distintas épocas son especies diferentes . Para conseguir un conjunto espectacular, recomiendo adquirir plantas de distintos colores cuando tienen las flores, Schlumbergera en invierno, de varios colores, y Hatiora en primavera. Es inevitable que las formas salvajes (rosadas) dominen a las más sofisticadas y delicadas, así que se pueden dejar en macetas separadas dentro del macetón grande para evitar la invasión.
Y para terminar, otra de mis favoritas: los ciclámenes, Cyclamen persicum. Como podemos deducir de su nombre científico, proceden de Oriente Medio. Su color original es rosado, pero hay muchas variedades distintas. Los libros y páginas web recomiendan complicados sistemas para que florezcan año tras año, pero yo las tengo bastante abandonadas y allí siguen regalándome sus preciosas formas y colores.
Eso sí, hay que cuidar muchísimo que la planta no se moje al regarla, aunque el suelo se mantenga húmedo. Yo tengo riego por goteo, cada día en tiempo caluroso y cada quince en invierno. Parece que les gusta, porque no paran de florecer... incluso en verano.
Abajo pongo un vídeo del interior de un ciclamen. En la segunda secuencia aparece lo que creo que es un colémbolo y en la tercera y última, un ácaro perfectamente camuflado.

video

No pretendo hacer una entrada sobre cómo mantener estas plantas, solo mostrar las peculiaridades de mi instalación y sus buenos resultados. Hay páginas especializadas mucho más recomendables.

12 comentarios:

  1. PUes yo no sé si tengo una Schlumbergera o una Hatiora. Cogí un tallito de una planta de una maceta que ví en una ventana ajena hace un año por estas fechas y lo planté en un tiesto mío. Lo tengo en el exterior y a agarrado bien y se ha desarrollado pero de momento nada de nada de flores. A ver si me da la sorpresa esta primavera....

    ResponderEliminar
  2. Se ve bien el ácaro. Mírale qué cuco.
    Yo tenía un ciclámen blanco, lo he tenido años y es verdad, era muy agradecido y florecía siempre. Incluso una vez que pensé que había muerto y creo que ni lo regaba empezó a brotar por sí solo. Luego leí que crecía por temporadas al ser un tubérculo y que incluso había que darle un descanso, sería por eso. El caso es que creo que lo pudrí por exceso de riego :(:(:(

    ResponderEliminar
  3. Qué bien se está en tu terraza cerrada...y abierta a la Vida. Doy fe de que tus plantas lo agradecen.

    En la zona centro peninsular muchas especies florecen mejor entre cristales en pleno invierno que al aire seco en verano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La envidia me corroe, esa terraza tuya y esas plantas... Los ciclámenes no sabía yo por qué se me morían ... mira, creo que ya tengo la solución. Y la planta esa del paraiso es preciosa. Que se de en la sierra aunque sea en invernadero es prodigioso. Saludos D. Jesús para Vd, y la familia (perra incluída, por supuesto)

    ResponderEliminar
  5. Suerte Goyo con esa planta. Lo de la caza y captura del esqueje es un sano deporte que yo también he practicado. Los jardines mediterráneos son toda una tentación en las zonas costeras, pero trasladarlo a la sierra me lleva muchas veces al fracaso.

    ResponderEliminar
  6. Sí Mamen, ocurre muchas veces que los cyclamen mueren empantanados, pero más que exceso de agua es por mojar los tallos y las hojas. Se recomienda que se riegue desde abajo, llenando el platillo bajo la maceta.
    Por cierto, lo mismo ocurre con las violetas africanas, que también prefieren el fresco.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Javier y Aurora, como ya sabéis el camino no tengo que deciros más.

    ResponderEliminar
  8. Saludos de Golfo para Pizca y un abrazo de mi parte para todos vosotros,
    que aire fresco mas agradable se respira en vuestro blog y encima te cuesta poco saber el nombre de las plantas, supongo, porque yo a veces me vuelvo loco para encontrar el nombre de algunas, si no fuera por la ayuda de muchos blogueros seguro que la mitad no las encontraría.
    Gracias por vuestras visitas.

    ResponderEliminar
  9. No te has dejado ni una... La verdad es que no falta color en ninguna estación...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Angel, Golfo y Anzaga, como decía en la entrada, un pequeño descanso en la terraza invernadero. Ojalá la pudiese compartiir con vosotros en persona con un refrigerio delante... o un caldito.

    ResponderEliminar
  11. Qué suerte. Sobre todo con los ciclámenes, una de mis plantas malditas, que no me duran más que unos días. Leyéndote, seguro que es por regarlos demasiado y de mala manera.

    Este año estoy haciendo pruebas de germinación de caudiciformes, de momento con prometedores resultados. Ya veremos al final qué puedo sacar adelante. En mi blog estoy poniendo todo el proceso.

    Un saludo,

    Manuel...

    pd: tengo una Strelitzia desde hace al menos 6-7 años en maceta... no he conseguido que florezca, quizás le falta luz, a ver este año si hay suerte...

    ResponderEliminar
  12. Hola Manuel,
    Me ha alegrado mucho la nueva tanda de entradas sobre germinación de plantas exóticas que te has montado.
    En efecto, el secreto de los ciclamen es, sobre todo, no mojar las hojas ni la roseta al regarlas. Se recomienda regar el platillo de debajo de la maceta, pero a mi, en la jardinera, me va bien el riego por goteo algo alejado de la planta.
    A la strelitzia le gusta la plena luz, pero yo creo que la mía sufre por falta de humedad ambiental, por eso abarquilla las hojas y no es tan bonita como debería.

    ResponderEliminar