sábado, 2 de mayo de 2009

Los 5 grandes de África: El leopardo

LEOPARDO. El diseño perfecto

El último de los cinco grandes de África. El más difícil de encontrar y fotografiar.

Orden: Carnivora
Familia: Felidae
Especie: Panthera pardus
Variación: Se han descrito hasta 20 subespecies entre África y Asia, no todas válidas, con diferencias, sobre todo en el diseño y distribución de las manchas. La variedad melánica conocida como pantera negra, no es una subespecie diferente, sino una variación de color dentro de las mismas poblaciones, aunque es más frecuente en Asia que en África y en las selvas más densas.

Nombres comunes:
Portugués, Leopardo
Inglés, Leopard
Francés, La Panthère d’Afrique
Alemán, Leopard
Swahili, Chui
Afrikáans, Luiperd

Medidas máximas (los machos son mayores):
Altura a la cruz = 80cm
Longitud total = 2.100cm
Longitud de la cola = 110cm
Peso = 90Kg

Manchas en la piel de la variedad oriental
Variedad sudafricana
Pantera negra
Manchas del jaguar americano, que es otra especie: Panthera onca
Prototipo con éxito. Las proporciones del cuerpo del leopardo le convierten en el prototipo de felino con mayor éxito evolutivo. No en vano es el de mayor distribución geográfica y mayor variedad de hábitat ocupados. Su ambiente ideal debería tener un cierto número de árboles, pero igualmente se encuentra en sabanas, zonas semidesérticas, rocosas y selvas densas.

Pareja y familia, pero sin pasarse. Solo tienen un corto periodo de tiempo dedicado a la vida familiar, generalmente viven y cazan en solitario. En el periodo de reproducción puede permanecer la pareja unida varios meses y, a veces, incluso en la primera etapa de cría de los cachorros, pero lo habitual es que macho y hembra hagan vida separada aunque se toleren en el mismo territorio.

El momento de echar a los jóvenes de casa. Depende de la abundancia de caza en la zona. Los compañeros de la madre no soportan la presencia de jóvenes en el territorio, especialmente si son machos y es muy raro que cuando la madre vuelva a entrar en celo aún sigan en las cercanías. Si son tolerados, lo que a veces ocurre, es porque la caza es muy abundante.

Sin remilgos en la mesa. Los leopardos cazan toda clase de presas desde el tamaño de un impala hasta roedores e incluso peces. Es uno de los pocos depredadores que se atreve con el puercoespín, con los facóqueros y con otros jabalíes africanos. También es uno de los depredadores que más caza a otros carnívoros y a los poblados se acerca para cazar perros. No desdeña consumir ratoncillos y aves de cualquier tamaño. Es el gran enemigo de los primates, algunos se especializan en cazar papiones, a pesar de su defensa en grupo y de los temibles caninos de los machos adultos. El leopardo debió ser el terror de los primeros homínidos, a juzgar por las huellas de sus colmillos observados en los restos fósiles de nuestros antepasados. Donde desaparecen los leopardos los papiones y jabalíes aumentan sus poblaciones y hacen daño a la agricultura.

La comida en su sitio. Los leopardos no comen en el lugar donde matan la presa, que suele ser muy expuesto, sino que la trasladan al sitio donde se sienten seguros en algún escondrijo o en lo alto de una ahorquillada rama. Así, ponen la comida a salvo de los leones y las hienas, que siempre están dispuestos a arrebatarle el festín.

De ser el felino con mayor distribución a especie amenazada. Originalmente los leopardos vivieron en toda África, Oriente Medio, parte de Rusia y países del Este, Malasia, la India y parte de China. Ahora está en contados lugares, en poblaciones aisladas y con dificultad para la supervivencia. Su distribución ocupaba tanto el área de extensión del león como la del tigre.

Tiene un primo en América. Es el jaguar, también llamado tigre americano. Es más robusto y también tiene la piel manchada, pero en el dibujo de las rosetas. aparecen manchas centrales que no están en la de los leopardos. Los jaguares son igual de adaptables, aunque más selváticos y su comportamiento es muy parecido. Incluso hay jaguares de color negro, como las panteras.

De día y de noche, todas las panteras son “pardus”. Las panteras negras son una variedad melánica, que hace que el color de fondo de la piel sea oscuro en lugar de castaño o amarillento. Pero todos son la misma especie Panthera pardus. El color oscuro le resulta ventajoso en las selvas más densas y por eso han sobrevivido especialmente en la India a pesar de que la herencia de ese color está regulado por un gen recesivo y cuando se cruza un leopardo normal con una pantera negra todos sus hijos son manchados. Los hijos resultantes son portadores del gen melánico y en las siguientes generaciones pueden volver a aparecer leopardos negros. Resumiendo: pantera y leopardo son la misma especie aunque de diferente color. Hay, según la zona donde habiten, otras variaciones de color, especialmente en el tamaño de las manchas y el tono del fondo.
Comer en las alturas. Es la mejor manera de no ser molestado por leones y hienas. Para subir un impala más pesado que el propio depredador es necesaria una fuerza increíble en patas, mandíbula y cuello.
video
Una vista fugaz sin darnos tiempo a parar el coche es lo máximo que pudimos conseguir del quinto grande en el Parque Kruger. ¡Y contentos!
AGRADECIMIENTOS:
Para terminar, hablando de la exposición en el Palacio de Exposiciones de Badajoz, agradecer a todos los que allí trabajaron, especialmente a los que prestaron sus piezas naturalizadas. A Begoña Sánchez, que entonces era la conservadora de las Colecciones de Paleontología del Museo Nacional de Ciencias Naturales y nos ayudó muchísimo para poder añadir una nueva e interesante sección con fósiles en la Exposición titulada: Cuando los 5 grandes habitaban en la Península Ibérica.
Y el último, pero al que más tengo que agradecer, por conseguirme esta colaboración en la feria y por su amistad, un abrazo para José Luis Benedito, tercera generación de una estirpe de grandes taxidermistas. En la foto, mientras era entrevistado para la televisión, con motivo de la inauguración.

3 comentarios:

  1. Hola Jesús,
    Recuerdo que en un documental el leopardo en la India es presa frecuente del tigre. ¿También es presa del león en África?

    ResponderEliminar
  2. Hola Héctor,
    Yo diría más bien posible presa, pero frecuente me parece demasiado decir. Supongo que si un leopardo es tan torpe como para verse rodeado de leones, estos serán capaces de darle caza.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha llamado la atención la fuerza física del leopardo para subir presas a lo alto del tronco de los árboles, sobre todo, el placer de ver como un carnívoro cazador, burla a oportunistas comodones y vagos como leones y hienas.
    Saludos.

    ResponderEliminar