lunes, 30 de enero de 2017

Aves del embalse de Pedrezuela-Guadalix

Las aves invernantes y reproductoras en los embalses a pie de la Sierra son un buen aliciente para los paseos naturalistas en un momento en que, con el frío, la naturaleza parece estar detenida en los montes y dehesas serranos. Asi que, a continuación de las excursiones al embalse de Santillana, también me di, estas vacaciones navideñas, un paseo por el embalse de Pedrezuela, igualmente conocido como embalse de Guadalix y anteriormente como de "El Vellón".


Realmente Guadalix de la Sierra es el pueblo que se ve más cercano desde las aguas del embalse, independientemente de los términos municipales. Guadalix, dicho sea de paso, es el lugar donde se rodó la entrañable película "Bienvenido Mister Marshall" de Berlanga y ese hecho se homenajea en la rotonda de entrada al pueblo con una graciosa escultura. 

Historias aparte, el embalse de Guadalix tiene unas extensas orillas con poco desnivel, lo que hace que en verano parezca que sufre una gran desecación, con extensas superficies embarradas y en otoño e invierno parece que ha subido mucho el nivel.

Ante orillas tan despejadas es difícil ver a las aves de cerca y, por lo tanto, complicadas de fotografiar. Para más lío, a esas horas de la mañana sol se encuentra en un ángulo poco adecuado y por eso las fotos son prácticamente a contraluz.


 Sin embargo, como no estoy dispuesto a perder oportunidades, me dispongo a disparar la cámara, aunque las condiciones no sean las mejores y, a veces, hasta obtengo resultados bastante apetecibles. Tal es el caso de la garceta común, Egretta garzetta, que vino a posarse en la orilla y al poco volvió a salir volando.



Un poco más allá dos parejas de patos cuchara, Anas clypeata, nadaban tranquilamente y hasta se acercaron un poco a mi...
... lo que me permitió hacer "retratos" de la hembra y del macho, a no tanta distancia como al resto de las aves de ese día.

Desde luego, son fáciles de identificar con su superdesarrollado pico.
Más complicado me resultó fotografiar a los ánades silbones, Anas penelope, que creo no los había visto antes aquí, en esta zona de la Sierra. Una lástima no pillarles más de cerca, porque son preciosos.
Lo mismo me ocurrió con los ánades frisos, Anas strepera, que sí había visto más veces, sobre todo en Santillana. Es uno de los patos con menos colorido, pero a mi me encanta la filigrana grisácea de su librea, me parece de lo más elegante. La foto está hecha a demasiada distancia como para apreciarlos en lo que valen, aunque es suficiente para identificar la especie.
Por supuesto, los abundantes ánades reales, Anas platyrhynchos, también estaban presentes y, sobre todo, en las zonas de entrada de desagües, cargados de nutrienntes que no parecen tan del agrado de las otras especies. O tal vez porque los reales tienen menos problemas en acercarse a zonas con mayor presencia humana y de ahí su éxito y abundancia. En la foto el ejemplar más cercano es posiblemente una hembra de ánade silbón, de tamaño mucho menor que los reales, como puede apreciarse.
Otro tanto puede decirse de las fochas, aunque este día preferían mantenerse a distancia e incluso se alejaron ante mi presencia, dibujando bonitas estelas en la rizada superficie del agua.
Son muy desconfiadas las gaviotas sombrías, Larus fuscus y patiamarillasLarus michahelis, y no aguantan mucho en su descanso en las orillas ante el paso de los paseantes y corredores que estaban aprovechando este soleado día invernal. De hecho este pequeño grupo, que había visto desde la carretera, salió volando antes de que yo me pudiese acercar, aunque me temo que poco hubiese conseguido. Este día no he visto reidoras, que también son comunes aquí, quizás están todas en el vertedero de Colmenar Viejo.
Allá se fueron las gaviotas al islote de la lejanía, en compañía de los cormoranes grandes, Phalacrocorax carbo, y las garzas realesArdea cinerea, 
Por último, algunos pajarillos andaban por la vegetación del entorno y las propias orillas, pero sólo conseguí una foto decente de esta hembra de tarabilla europea, Saxicola rubicola, hasta las lavanderas esquivaron mi objetivo.

4 comentarios:

  1. Me encanta esta entrada, y me gustan mucho los patos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Interesante... http://geopiedra.blogspot.com.es/2015/02/el-tarro-canelo-ruddy-shelduck.html

    ResponderEliminar
  3. Buenos paseos por los embalses madrileños, acogedores de aves del norte en estas fechas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Uma reportagem de luxo dos arredores de sua Madri... preciosas fotografias, Jesus!
    Um beijo

    ResponderEliminar