miércoles, 19 de marzo de 2014

¡NO ME TOQUES LOS HERPETOS!

-->


Este es un tema que lleva tiempo preocupándome, especialmente en estos tiempos en que miles de personas se lanzan al campo a observar animales y hacer fotos. Todos tenemos asumido desde hace mucho tiempo que no hay que fotografiar aves en sus nidos, de la misma manera que no se deben coger con las manos los pájaros y solo los que poseen un reconocido carnet de anillador para el que se exigen determinados conocimientos, pueden manipularlos para tomar los datos científicos necesarios. Sin embrago ¿Por qué si a los anfibios y los reptiles?

Rana común, Pelophylax perezi, cantando en pleno día. Fotografía realizada con teleobjetivo.

La respuesta es sencilla, porque son fáciles de capturar y manejar, aparentemente sin causarles daño. Pero no es así. Por supuesto, la captura y manipulación les produce estrés, puede afectar a sus defensas e incluso a su supervivencia.
Sapo corredor, Bufo (Epidalea) calamita, bajo una piedra. Los sapos mantienen la humedad en los terrenos secos enterrándose, Si les provocamos la expulsión de orina estamos contribuyendo a su deshidratación. Tampoco es buena idea mover demasiadas piedras en una misma zona.

Comenzando por los anfibios, su piel es muy permeable y, aunque tienen sus medios de defensa químicos, podemos decir que es delicada. Ellos viven en un medio húmedo cargado de bacterias, protozoos, hongos y otros parásitos. Una buena muestra de ello es el hongo que les afecta en casi cualquier lugar del mundo por el cual los herpetólogos que manejan a estos animales se ven obligados a desinfectar sus equipos e incluso a tener equipos diferentes para cada lugar de trabajo. ¿Podemos entonces los naturalistas de a pie ir por ahí manipulándolos? Evidentemente podemos, pero no debemos.
Sapo corredor, Bufo (Epidalea) calamitamacho en una charca cantando y esperando la llegada de las hembras. Ellos se colocan en la charca expulsando a los vecinos con intentos de amplexus. Capturarlos sin justificación altera su comportamiento. Por cierto, por la noche es mejor observarlos con luz roja en la linterna para que no se asusten tanto.
Una típica respuesta de un anfibio a la manipulación es soltar un chorro de orina con mucha agua. Agua, un elemento muy necesario para un anfibio al que renuncia como medio de defensa, pero que en un entorno seco, como en el que se encuentran algunas especies de sapos, les puede resultar imprescindible.
De la misma manera los productos químicos con los que nos impregnan les resultan necesarios para defenderse de las infecciones y de los posibles depredadores, es una pena que se malgaste en nuestras manos y una incongruencia que los que más amamos a estos seres les causemos un perjuicio.

Bufo spinosus, nuevo nombre para los sapos comunes de la Península ibérica y la mitad su de Francia. B. bufo queda más al norte y al oeste.

Con los reptiles ocurre algo muy parecido, ellos también se defienden soltando orina y excrementos, que muchas veces, si no los hubiésemos manipulado los habrían utilizado para marcar el territorio e incluso para informar a los demás ejemplares de la especie su estado de salud, celo, etc. ¿Les causaríamos ese perjuicio intencionadamente?

Salamanquesa común, Tarentola mauritanica, con la cola regenerada. Es muy común que las salamanquesas hayan perdido la cola por sus peleas territoriales, cortejos y defendiéndose de sus mayores depredadores: los gatos.

Pero el daño más fuerte que les podemos causar es la pérdida de la cola a los saurios. ¡Que levante la mano quien no lo haya provocado nunca! Regenerar la cola implica una gran perdida de energía y es fundamental en los cortejos y luchas por el territorio. Perder la cola es el  último recurso para defenderse de un depredador. Si la pierde en nuestras manos, ¿como se defenderá cuando sea atacado? 
Culebra viperina jóven, Natrix maura, en actitud defensiva, poniendo la cabeza triangular para imitar a las víboras. Estas serpientes sueltan un líquido pestilente junto con sus excrementos cuando las manipulamos, pero seguro que son más felices cuando tienen "el depósito lleno"

Se me podrá decir que la manipulación es necesaria para poder saber la especie. Rotundamente no. Con la fotografía actual eso no es cierto. Alguien que tiene conocimientos sobre las especies de una zona concreta es capaz de diferenciarlas sin manipularlas y si no tiene esos conocimientos no debe manipularlas tampoco. Lo siento, quizás hay algún lugar muy concreto donde sea necesario fijarse en determinados caracteres, pero entonces hay que dejárselo a los especialistas, no a los aficionados. Una buena fotografía puede solventar esos problemas y cuando se sabe lo que hay que mirar, se sabe lo que hay que fotografiar.

Para mostrarlo voy a poner un par de ejemplos muy clásicos, las lagartijas de género Podarcis y las culebras lisas, del género Coronella, ambas de la Sierra de Guadarrma, donde las dos pares de especies conviven y se discriminan por altitud e insolación, pero con un cierto solapamiento.

Podarcis hispanica (lagartija ibérica) y Podarcis muralis (lagartija roquera). 
Las lagartijas de este género son complicadas, hasta el extremo de que los herpetólogos que las diferencian bien en su zona de campeo habitual, no lo tienen tan claro cuando visitan otros parajes.
Aquí, en mi tierra, la Sierra de Guadarrama, se aprecia muy bien la línea vertebral oscura que suelen tener en su dorso P. muralis estando ausente en P. hispanica. Pero como los diseños, especialmente de las ibéricas, pueden ser muy variados, el carácter más diferenciador es la garganta de los machos, que las ibéricas tienen con puntos y las roqueras con manchas irregulares.

Cabeza de lagartija ibérica, Podarcis hispanica, asomándose entre las grietas del muro donde se había escondido. Apenas tardan unos minutos en mirar para ver si seguimos allí y, si nos movemos poco y les hacemos fotos desde cierta distancia, enseguida se acostumbran a nuestra presencia y salen del todo. Se ve perfectamente la garganta punteada.
Quizás haya que permanecer un buen rato y hasta tumbarse en el suelo esperando a que las lagartijas se asomen de su escondrijo, pero no es difícil pillar su parte inferior en la foto. Y además es divertido observar su comportamiento y la curiosidad con que nos miran. También es bastante seguro ver la zona lateral entre el ojo y el oído, que suele ser más negro en las roqueras.
Estas dos fotografías están hechas en el mismo día con pocos minutos de diferencia, hispanica a 1500 metros de altitud y muralis a 1520 m.
Cabeza de lagartija roquera, Podarcis muralis, también asomada en la grieta de las rocas, casi tan curiosa conmigo como yo con ella. Igualmente se aprecia la distintiva garganta con manchas en retículo. El rojizo puede presentarse en las dos especies y es distintivo del celo, pero aquí, quizás, es más común y permanente en la roquera.

Coronella austriaca (culebra lisa europea) y Coronella girondica (culebra lisa meridional)
Estas dos especies se diferencian perfectamente si  podemos ver el diseño de las escamas ventrales, que son grisáceas y uniformes en C. austriaca y con manchas bien definidas en C. girondica, pero todos sabemos que es muy complicado ver el vientre de una serpiente sin cogerla con la mano. Sin embargo, hay otros caracteres en los que nos podemos fijar, fundamentalmente en las escamas supralabiales, que en las europeas coinciden bajo el ojo la tercera y la cuarta escama mientras que en las meridionales coinciden la cuarta y la quinta. 

Culebra lisa europea, Coronella austriaca.
Las siguientes fotos las tenía desde hace tiempo en el ordenador y al hacerlas no tenía intención de mostrar esas escamas, pero se ven. 
Detalle de la cabeza de Culebra lisa europea, Coronella austriaca, indicando las escamas supralabiales. También se aprecia la escama rostral, en el morro, picuda hacia atrás.
Igualmente se observa que en C. austriaca la escama rostral termina en pico hacia atrás entre las internasales, mientras que en C. girondica esa parte trasera de esa escama es plana.

Culebra lisa meridional, Coronella girondica.
Las serpientes tienen dos maneras de responder a nuestra presencia, una es huir y lo mejor que podemos hacer es dejarlas en paz y otra replegarse e incluso tomar alguna postura amenazante, especialmente las especies que tienen cierta semejanza en el diseño con las víboras. Entonces no es difícil verlas bien e incluso hacer las fotografías necesarias.
Detalle de la cabeza de Culebra lisa meridional, Coronella girondica. También se ve que la escama rostral no es picuda hacia atrás y por tanto no se mete entre las internasales como en la europea.

Por último no quiero dejar de dar un dato importante: La mayor parte de las personas mordidas por víbora en nuestro país son varones adolescentes. ¿Por qué? pues porque son los que haciéndose los "machitos" intentan manipularlas.
¿Donde quiero llegar con todo esto? Pues a rogar que no se manipulen los animales y muy especialmente que no se publiquen fotografías con animales en las manos. 
Creo que la mayor parte de los naturalistas aborrecemos el comportamiento de cierto personaje televisivo que agarra todo bicho viviente para mostrarlo a la cámara, incomodándolos y dando un mensaje contrario al que promovemos los defensores de la naturaleza. Entonces ¿por qué no evitar las fotos de herpetos en la mano? Tampoco creo que deban sujetarse para mostrarlo en visitas guiadas y actividades en la naturaleza con monitor. Precisamente esos son los momentos más importantes para dar el mensaje de respeto a los que por primera vez se acercan a estos indefensos animales.
Puede que hace años, cuando éramos cuatro gatos los locos por los anfibios y los reptiles, cuando apenas había información y éramos casi autodidactas (además de adoradores de la única guía existente, la de Alfredo Salvador), quizás entonces podíamos tener alguna justificación, pero ahora que "afortunadamente" somos miles los que nos gustan, es el momento cambiar nuestra actitud si queremos de verdad conservarlos y podamos decir que sí, que ese "afortunadamente" es cierto y real.
Lagartijo roquero, Podarcis muralis. Como no le manipulé, creo que quedamos como amigos y no tuvo inconveniente en posar para la sesión fotográfica, aunque no me quitaba la vista de encima.

Para las fotos, por cierto, recomiendo el equipo que yo uso, un objetivo macro de 100 mm que permite hacer las fotos del animal completo a más de un metro de distancia y los detalles como la cabeza de una lagartija llenando la pantalla desde más de 30 cm. Tampoco son tan malos los teles, que no solo valen para sacar pájaros, algunas de mis mejores fotos de mariposas están hechas con él.
Tomando fotos con un zoom de 200 mm

Las fotos deben ser un medio, no un fin y molestar a los animales no está justificado ni por la mejor foto del mundo.





55 comentarios:

  1. La verdad que el Frank de la jungla se suele pasar bastante, especialmente con los reptiles. Los trata como si fuesen animales domésticos. Lo lamentable es que si lo siguen emitiendo es porque tiene audiencia, vamos que a la gente le gusta este nuevo estilo de hacer documental.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, igual que la máxima audiencia la tiene normalmente tele5, pero no es lo más educativo que digamos.
      Saludos Pedro.

      Eliminar
  2. Éste es un asunto que suele tocar la fibra sensible de los herpetólogos aficionados. A todos nos gusta de vez en cuando, poder capturar y admirar de cerca a una especie que, por diferentes causas (diseño y coloración llamativa, novedad, escasez, tamaño, etc...) se convierte en objeto de nuestra atención. Yo, como casi todo aficionado a la Herpetología, tuve una etapa de iniciación (allá por mi adolescencia) en que era rara la jornada de campo en la que no capturaba a un herpeto por los motivos que he señalado. Evidentemente, después de la captura volvía a depositar al especímen en el mismo lugar donde había sido observado por primera vez. Con el paso del tiempo me fui dando cuenta de dos cuestiones. Primera, el estrés y el mal trago para al animal que generaba esa práctica. Segunda, para estudiar ciertos aspectos de su biología no era necesario, en ningún caso, capturar y manipular al animal.

    Desde hace poco más de un año (y siempre desde la simple afición) estoy estudiando la distribución, en cuadrícula UTM 1×1 km., de Psammodromus occidentalis en la provincia de Ourense, así como la obtención de datos que permitan establecer una primera aproximación al estado de sus poblaciones. Para ello, lo único que hago es moverme por las zonas con hábitats adecuados para detectar a la especie, y si se tercia, (cosa poco frecuente por la escasa densidad de sus poblaciones) realizar uno o varios transectos en banda para contar los ejemplares observados y poder así conseguir una estima de su abundancia.
    Creo que de esa forma se minimiza el impacto sobre los individuos (aunque en muchos casos, y como bien sabrás, el simple deambular del caminante provoca costes asociados a la huída y la interrupción de la actividad).

    Una vez concluído el trabajo, espero contactar con algún herpetólogo profesional de la zona para que considere la situación de la especie.

    Respecto a los anfibios me conformo con verlos “desde la barrera”. La dramática situación por la que están atravesando la mayor parte de las especies debería persuadirnos a todos los aficionados a su no manipulación.

    Interesante y necesaria entrada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te aconsejo que contactes con algún herpetólogo de tu zona antes de hacer tantas observaciones, por si te da algún consejo para que sean más útiles y utilizables después en un trabajo científico conjunto. Los científicos indudablemente están al día con las publicaciones y el estado de los conocimientos, pero en el trabajo de campo les puede ayudar un "aficionado" (no me gusta la palabra para este caso), especialmente si sigues algunas de sus indicaciones.
      Yo no estoy diciendo que nunca se toquen los animales, pero si que, en la medida de lo posible, dejen de publicarse esas fotos.
      Gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar
    2. Tomo nota de tu recomendación.

      Gracias Jesús.

      Eliminar
    3. Buenas Daniel,
      También soy un herpetólogo gallego y estoy realizando un atlas y libro rojo de los anfibios y reptiles de Galicia junto con Pedro Galán y un grupillo de herpetógos. Visito habitualmente Ourense y me gustaría ponerme en contacto contigo para ver si podemos colaborar.
      Aunque me dedico a todas las especies gallegas, busco especialmente aquellas de distribución mas restringida en el territorio como Blanus cinereus, Psammodromus hispanicus, Chalcides bedriagai, Pelobates cultripes, Podarcis muralis, etc.
      Mi correo es: mcohyla@yahoo.es.
      Un saludo,
      Martiño

      Eliminar
  3. "SE VE, PERO NO SE TOCA"...Aquella advertencia de nuestra lejana infancia es muy válida en cualquier relación con animales salvajes. La fotografía siempre será un hermoso modo de acercarse a ellos, pero la fotografía digital no debe dejar huellas digitales en los animales.
    Una entrada de lo más oportuna y aclaratoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. Es un tema que hemos hablado alguna vez y, por fin, me he decidido a escribirlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues no te voy a quitar ni un gramo de razón, es exagerada la interpretación del personaje que mencionas y, como la película de Buscando a Nemo, que provocó la compra de muchos de estos peces poniendo la especie en peligro, con los reptiles puede ocurrir algo parecido que lleve a los machotes que mencionas a actuar como comentas.

    Tengo algunas fotos con culebras en las manos recogidas de los aljibes o de la misma carretera, reconozco que siento una agradable sensación de admiración cuando aprovechándome de la situación, puedo contemplarlas y sentirlas. Entiendo que la fotografía, a veces, no es una relación afortunada entre humano y animal, y los fotógrafos que sólo fotografían, pueden perjudicarlos demasiado.

    La duda está en que si evitamos que la gente coja (sepa coger) ciertos reptiles, no sé cómo podrán estar preparados para asistirlos en caso de cualquier contratiempo que los ponga en peligro como las culebras de escalera en una carretera transitada.
    Hace falta un poco de todo pero, con respeto y concienciación.
    De todos modos, es buena, muy buena tu intención Jesús.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que el caso de salvar un animal de un pozo o de una carretera (como los pasos de sapos), es un caso completamente distinto y explicándolo es una cosa de lo más didáctico y a fomentar. No tiene nada que ver con lo que yo intento explicar de manosear al bicho para verle detalles como poros femorales, contar escamas, etc. porque viene en las guías y es muy chulo de ver, pero no de padecer por parte del bicho. O peor aún, fotografiarse con las "bichas" al cuello o el típico lagarto ocelado con la boca abierta y amenazante.
      Gracias. Saludos.

      Eliminar
  5. Yo, sin contar mi niñez, sólo he cogido un par de herpetos en mi vida. Soy más amigo de ver los animales a cierta distancia, incluidos los que están tan a mano como anfibios y reptiles, pero alguna vez he sobrepasado esa barrera sin pensar que ello podría perjudicar al animal.
    Una de las veces saqué foto y la tengo subida al blog. Ahora mismo la voy a quitar para no dar el ejemplo que no quiero dar, con uno en la "tele" ya hay bastante.

    Sin embargo, pienso que muchos comenzamos manipulando y acercándonos en exceso a ciertos animales, pero al final vamos corrigiendo nuestra conducta y la vamos transformando en una actitud más respetuosa. Leyendo, viendo las reacciones de los "bichos", aprendes a alejarte porque lo que menos quieres es fastidiarles. Como una especie de ensayo-error. Lo que no tengo tan claro es que eso vaya a ocurrir con todos los niños que siguen a Frank de la jungla y tratan de imitarle.
    Es una pena que no cambie un poco su forma de proceder, porque ha conseguido acercar al mundo de los animales a muchos más niños que en mi generación, en la que eramos 4 gatos los que veíamos los documentales de la 2.

    Interesante entrada, creo que hacía falta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, en mi infancia lo más normal era cazar (o intentarlo) pájaros con tirachinas o escopetillas (los pudientes que las tenían) y matar lagartijas. Sin embargo, ahora eso es muy raro. Luego, yo mismo he mostrado a mucha gente los animales en la mano para demostrarles que son inofensivos e interesantes, pero por eso decía que creo que es el momento de dar un paso adelante y, por lo menos, ir procurando no publicar fotos de los animales en la mano, para no fomentar esa actitud.

      Eliminar
  6. Mi dedazo en la Pantalla del móvil ha borrado el mensaje de Luis Herrero. LO SIENTO.

    Lo pongo a contiuación.

    Totalmente de acuerdo contigo Jesús, a raíz del programa de tv, están saliendo bastantes canales en youtube manejando herpetos por gente que apenas sabe sobre ellos. Lo único bueno es que a la edad de estos chicos, yo y casi todos los que ahora les defendemos, estábamos haciéndoles cosas bastante peor.
    Por cierto, una de las cosas que me comentaron algunos expertos para hacer la nota para la AHE sobre la C. austriaca, es que estas pueden tener la cuarta y quinta supralabial en contacto con el ojo, que concluyente solo es la rostral en pico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, Tomo nota de lo de las labiales, cuando yo lo he mirado me ha valido, pero me fijaré en el futuro. Estaría bien dar un repasito a los bichos de la Colección del Museo.
      Yo tambi.en digo en un mensaje más arriba que en otros tiempos se hacían cosas mucho peores, sobre todo la chavalería de los pueblos, pero creo que lo malo ahora son los urbanitas que van al campo, que al menos en la Sierra madrileña, son legión.
      Saludos

      Eliminar
  7. Hola Jesus,
    coincido en el inciso de Luis Herrero, yo he visto dos C.austriaca con "mejillas asimetricas", una con el patron normal y otra anomala.
    En cuanto a lo de agarrar, no queda mas remedio para tomar biometrias u otras muestras, pero si es cierto que las fotos asi quedan incluso feas. En BV se intenta que no se suban fotos tomadas de esa manera, y si no queda mas remedio se marcan con un asterisco para que no salgan en las busquedas realizadas por escolares.
    Del famoso personaje mejor no hablar..

    Saludos,

    Cesar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ya lo has leído, no tiene nada que ver el trabajo de los especialistas, igual que el de los anilladores, que estáis formados para ello, con el de los aficionados, que es a quien me quiero dirigir.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Jesús! yo los primeros años de la facultad cogía con las manos todo bicho viviente para verlo hasta que un día me mordió una víbora cuando la cogí mientras bajaba por la canal del Pájaro en la Pedriza. No me preguntes en qué estaba pensando para cogerla con la mano pero así lo hice!! Por suerte no me pasó nada grave y desde entonces no he vuelto a coger 'herpetos' con las manos más que para evitar que les atropelle un coche. Por cierto, para limpiar las botas después de andar por las charcas, ¿lejía diluída o lejía pura como he visto por ahí hace un par de días?? Abrazo, rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, No tengo a mano el protocolo, pero lo buscaré, creo que es diluida pero no recuerdo la proporción. Te o diré en cuanto pueda.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Más abajo Javier Gállego ha dejado un enlace a una entrada del blog de herpetofauna de Marruecos donde se trata muy ampliamente el tema de la desinfección de equipos.
      Bueno, lo repito aquí:
      http://www.moroccoherps.com/Batrachochytrium/

      Eliminar
  9. Totalmente de acuerdo con esta entrada, la gente es muy dada a coger los animales, con lo bien que está observarlos sin interferir. Algunos aparte parece que los cogen solo para hacerse fotos y ponerlas en las redes sociales (estoy cansado de ver fotos de chicas haciendo como que besan sapos o ranas que han cogido).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, Álvaro, es lo que fomentan esos otros programas de televisión que de vez en cuando sacan animales, a ser posible repulsivos, para hacer sufrir a los concursantes o famosillos de turno, Y después lo siguen los frikis de turno.

      Eliminar
  10. Entendo precisamente o que nos narra aqui, Jesús! Imprescindível explicar, necessário entender... bravo por seu conhecimento dissipado brilhantemente.

    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teca. Perdona el retraso en responderte, pero es que tus mensajes entran como spam y no los veo. Muchas gracias como siempre.
      Beijos.

      Eliminar
  11. Pues yo siempre he sido de manosear todo bicho que me encuentro en el campo para poder disfrutarlo mejor, pero cada vez más estoy siendo consciente del mal rato que lo pasan ellos cuando son molestados. Y cada vez más son los que conozco que son menos intrusivos en la observación de herpetos, probablemente siempre lo he hecho por miedo a que el animal se escape antes de poder haberlo disfrutado mejor. Pero seguramente con el tiempo acabaré aprendiendo técnicas menos intrusivas para el disfrute de la herpetofauna, en cuanto pueda retomar esta afición.

    Gracias por la entrada, me he hecho pensar mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, te lo reconozco, he sido muy de sobar bichejos y de niño, cuando no era ilegal, de meterlos en terrarios, pero es de sabios cambiar y evolucionar. También hay que considerar que no es lo mismo la infancia urbanita, que me llevaban al campo muy rara vez, con los tiempos actuales que no solo yo que vivo en el campo, sino que cualquiera que tiene coche tarda menos de una hora en llegar al campo y ver bichos a placer.
      Me alegro mucho de leerte por aquí. Veo que hay unos cuantos nuevos en los comentarios del blog, lo que me indica que ha interesado el tema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Estupenda entrada Jesús. Totalmente de acuerdo en lo que comentas. Casi todos los aficionados hemos hecho barbaridades con los herpetos en nuestros tiempos juveniles , sobretodo los que crecimos en el medio rural. Muchos de los que ya tenemos unos años ya íbamos dándonos cuenta de las molestias que les infringíamos y poco a poco hemos ido siendo más respetuosos con ellos. Estas notas nos hacen asentar ese sentimiento y nos sirven para transmitirlo a los más jóvenes que en su ímpetu quieren mirar y tocar todo. JorgeS

    ResponderEliminar
  13. ¡Una entrada Fantástica!.
    A mi también me horrorizan esos documentales donde se trata a los animales como si fueran bienes-objeto de consumo sobre los que podemos disponer libremente.
    Soy aficionada a la herpetología y reconozco que, aunque sólo en contadas ocasiones y con mucho respeto, disfruto manipulando estas pequeñas especies. Reflexiones como la tuya, con tanta información y tan fundamentada, crean escuela y difunden conciencia de respeto hacia el entorno. Es importante hacer llegar a la gente este tipo de mensajes. He compartido en mi blog, que no tiene que ver nada con la zoología ( es un blog fundamentalmente de crianza) tu entrada, junto a un post que publiqué ayer sobre mi última visita a "las charcas", espero que no te parezca mal.
    Un bichoabrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bichera, por el comentario y por el enlace al blog.
      Por cierto que muy bonita tu entrada sobre la noche de anfibios. Hace un rato no he podido poner un comentario, luego lo vuelvo a intentar.
      Herpetoabrazos. ;-)

      Eliminar
  14. Genial entrada. Muy ilustrativa. Coincido en tus pensamientos. Aunque confieso que yo también he caído en lo mismo, no con anfibios sino con insectos que son mi debilidad, como los mantodeos. No me puedo resisitir. Pero bueno, me lo pensaré mejor la próxima vez siguiendo tus consejos. En cuanto al personaje del que tratas, recuerdo que me recomendaron el programa, y no duré ni 5 minutos. Me pareció de una falta de respeto total hacia los animales. Me quedé impactada. No lo he vuelto a ver. Me niego. Por no hablar de las tonterías que había que escuchar. Nada profesionales. Y lo que no comprendo es que la gente no lo entienda, porque este tema lo comenté con la persona que me recomendó el programa, encima me tildaron de exagerada y "animalista". Falta mucha educación, pero claro, si ya desde un medio de comunicación te están educando erróneamente pues...(es que no sabes qué tirria le tengo al personaje!) Un saludo Jesús!!!

    ResponderEliminar
  15. Creo que los invertebrados sufren menos, si se saben manipular, claro. La última mantis que cogí estaba en medio de la carretera, le puse una mano delante y se me subió. La desplacé a un grupo de flores y no tardó ni medio minuto en cazar una abeja que se acercaba a libar... creo que estresada no estaba, no.
    Lo que más siento de los programas de TV absurdos es el pastón que se deben gastar para malinformar.
    Y, por cierto, no solo trata mal a los animales, también a los compañeros de trabajo y a las personas de los países donde está, a los que insulta constantemente. Si eso es formativo...
    Gracias Mamen.

    ResponderEliminar
  16. Además, no te olvides que sin importunar a los bichos y usando un tele corto (con un 200 mm es suficiente) es posible conseguir fotos mucho más interesantes que si los capturamos! Manipulando los bichos, puedes hacer un retrato de una lagartija colocadita en su piedra con líquenes y tal, pero jámás podrías conseguir fotos como estas de un Acanthodactylus cazando, eso sí, conseguir fotos in situ de acciones interesantes requiere MUUUUCHA más paciencia, pero también es muy gratificante y más educativo...

    http://macroinstantes.blogspot.com.es/2012/05/colirroja-con-presa.html

    Respecto a los anfibios, muchísimo cuidado! Os dejo lo que un compañero escribió al respecto para ponerlo en la web que tenemos de Marruecos y tratar de advertir al creciente turismo herpetológico a norteafrica, donde por cierto ya se ha detectado el Bd:

    http://www.moroccoherps.com/Batrachochytrium/

    Interesante entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias Javier, ha sido muy gratificante el haber tenido tanto apoyo de los herpetólogos. Y si además ofrecen información complementaria, como haces tú, no se puede pedir más.
    En efecto, el poder captar imágenes de los animales haciendo su vida sin alteraciones, supera cualquier otra posibilidad. Preciosa secuencia la de la lagartija.
    Practicar la paciencia es parte del juego de observación, lo contrario es hacer colección de cromos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Por si fuera interesante o de utilidad para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Luis, un blog de lo más recomendable.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Antonio F. Morcuende19 de abril de 2014, 15:05

    Ocurre los mismo con los árboles notables, ahora se ha puesto de moda hacerse fotos encaramado a las ramas, subido al tronco o los abrazos que algunos dicen que hay que darles a los árboles. El resultado es el mismo que para los otros organismos. La causa la misma "mira las fotos tan buenas que tengo" (y tu no). El ego nos absorbe y resulta letal para otras especies.
    Si no es estrictamente necesario, mejor ver y no tocar y si se puede a una cierta y prudencial distancia. Ademas resulta muy conveniente tener la boquita cerrada y no divulgar donde vimos aquello tan estupendo, animal, arbol, yacimiento arqueológico, paraje, lo que sea. Para que las cosas sigan siendo como son deben ser salvajes, no domesticas llenando el lugar de visitas humanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón Antonio. En esto de la naturaleza hay amores que matan y ya somos muchos pateando el poco campo que nos queda y, para colmo, la mayoría van a los mismos sitios. Hay un espíritu de utilización de los seres vivos para procurarnos sensaciones en lugar del mero placer de contemplarlos con respeto.
      Gracias por tu aportación. Saludos.

      Eliminar
  20. hola!!, una pregunta??. No creeis que aparte del estres de la manipulación, que a mi parecer no es tan estresante, ya que llevo toda mi vida manipulando herpetos y dudo muchisimo que alguno muriera por el sudor o la grasa de mis manos, evidentemente otra cosa es si hablamos de hacerles fumar o rascarles con una piedra, entenderia el estres logicamente, pero si tan solo lo coges sabiendo hacerlo para tomar medidas, temperatura o demas cosas que hay que hacer cuando se estudian no creo que les genere un estres tan acentuado como para morir. Esto lo digo por propia esperiencia claro, ademas creo q pues hay cosas peores. La pregunta era la siguiente.... El que 5-6 fotografos delante de un sapillo o lagarto a menos de un metro de distancia pero sin tocarlo, hagan aproximadamente entre 40-50 fotos seguidas entre todos con unos flaxes de unos lumenes más que considerables que casi te dejan ciego a ti mismo, (imaginad por ejemplo a un sapo de espuelas nocturno en medio de una charca tan tranquilo o un calamita bajo una piedra en una noche calurosa) ¿creeis que eso no estresa al animalillo en cuestión?, lo digo por que ya lo he visto demasiadas veces y creo que el sapo puede confundir los flaxes con rayos de tormenta e influir en su comportamiento pues creeria que hay tormenta y querria salir a dar una vuelta con la consiguiente decepción o simplemente tal vez, que sus delicadas retinas se estresen de tal forma que temporalmente se quede ciego. Todo esto lo digo por esta nueva aficcion de cazadores de fotos o herpetowacthers que recorren cientos de kilometros para encontrar una lagartija de turbera y hacerle mil fotos. Es parecido a lo de los pajaros, birdwatchers aunque estos pueden huir volando. ¿Que opinais? Ademas esta practica solo consiste en coleccionar especies y decir, "yo lo he visto, tengo fotos" y luego incluso en foros hacerse los expertos, claro. Cuando es la primera vez que ven esa lagartija.

    ResponderEliminar
  21. Hola Manuel. Antes de comenzar te recuerdo el primer párrafo de esta entrada. Lo que estoy diciendo es que para fotografiar los herpetos no es necesario manipularlos, aunque sí lo hagan los científicos que los tienen que estudiar. Eso sí, y esto lo añado ahora, para ello deben tener los permisos adecuados, tanto unos como otros.
    Y ahora continuo, llevas toda la vida manipulando herpetos, espero que sea con razones serias y para obtener datos científicos importantes que se reflejen en publicaciones, porque luego haces unos juicios de valor respecto a las intenciones de los fotógrafos que parece que ellos no tienen derecho a hacer fotos pero tú sí a manipularlos.
    Pensar que los sapos "crean" que por haber luces de flash hay tormenta es un argumento muy poco científico. Tampoco he visto nunca seis o siete fotógrafos haciendo 50 fotos al mismo animal en plena noche con flashes, pero estoy absolutamente seguro que con una sola persona lo haya cogido en la mano y se haya dedicado a tomarle medidas y verle detalles anatómicos, datos le ha molestado más. Por no hablar de provocarles el vómito para estudiar su alimentación o meterles un termómetro por el culo para estudiar su metabolismo.
    Prefiero cien cazadores de fotos que no manipulen a los animales por mucho que luego presuman de tener ese "trofeo", a uno solo que se dedique a toquetearlos sin más intención que asegurarse de que tiene todos los caracteres que vienen en su guía de campo, sin más razón científica que esa y su propia vanidad.
    Por si no ha quedado claro: 1.- No tengo nada contra los verdaderos científicos que trabajan con herpetos aunque tengan que manipularlos y hasta sacrificarlos si es necesario. 2.- Sí estoy en contra de los fotógrafos que toquetean y molestan a los animales. 3.- Y estoy muy a favor de los fotógrafos respetuosos y 4.- Estoy muy en contra de los aficionados que toquetean a los animales para tomarles medidas y verles detalles anatómicos sin más finalidad que la ir de pseudocientíficos.

    ResponderEliminar
  22. Hola,
    TODO tiene un efecto. Cuantificar cuanto cuando y como es lo complicado. Hay articulos que hablan del efecto negativo de levantar piedras, otros que analizan si los guantes de latex o nitrilo son inocuos. Y evidentemente el efecto de 1 o varios flashes repetidamente no es inocuo.
    Al final no deja de ser sentido comun, manipular lo imprescindible e intentar influir lo menos posible en el animal y habitat.

    Cesar

    ResponderEliminar
  23. Totalmente de acuerdo contigo César. Con muy pocas palabras lo has expresado perfectamente.

    ResponderEliminar
  24. Si estoy de acuerdo en manipular lo menos posible, claro está sin ninguna duda, yo tengo, cuando me hacen falta los permisos pertinentes, pues siempre ha sido con fines cientificos o de conservacion. Solo digo que el turismo herpetologico está en auge y numerosos aficcionados y fotografos abusan del tema. Reitero que los he visto en diversas ocasiones solo con afan de coleccionar la foto, y con docenas de flaxazos tanto de dia como de noche. Es evidente que una fotografia con flax sale mejor, yo las hago pero no esto que os comento, grupos de personas alrededor de un lagarto haciendole 100 fotos, (incluso hay monitores de naturaleza que lo incluyen en sus progamas de salidas al campo) tambien le estresara, digo yo. Por lo demas estoy de acuerdo en todo, no he querido satinizar a los profesionales de la fotografia que respetan, sino esta practica que os digo que parece mas habitual de lo que creeeis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estamos de acuerdo. Me temo que tú has tenido peores experiencias con fotógrafos que yo. Por eso, de momento, me he conformado con pedir que no se toquen los animales... no solo los herpetos.
      Yo he participado en varios testing de Biodiversidad Virtual (no nocturnos) y créeme, en efecto se usa flash (yo mismo), pero no todos vamos al mismo bicho y no he visto el exceso que comentas.
      Pero en la línea de lo que dices es verdad que el campo se está convirtiendo un poco en Parque Temático donde a veces se abusa de lo que pretendidamente queremos conservar.
      Me ha pasado lo mismo en otros ámbitos, como el buceo, donde he tenido varios cabreos, y te comprendo muy bien.
      También sé de alguna persona y empresa que se dedica a facilitar el encuentro fotógrafo-"pieza" o simplemente a mostrar los animales en su ambiente, pero los que conozco son bastante serios, creo que he tenido suerte o quizás me he movido poco en esos ambientes.
      Muchas gracias por animar la conversación. De eso se trataba con mis provocaciones.
      Un saludo.

      Eliminar
  25. Como siempre magistral...que mas decir a lo ya expuesto. La verdad que las muralis son bastante amigables para la sesión fotográfica.
    Un abrazo

    Abel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abel, creo que a las lagartijas del género Podarcis en general, les puede la curiosidad y con un poco de paciencia vuelven a salir a ver qué pasa. Aunque quizás sea humanizar su comportamiento y lo único que quieran sea tomar el sol en paz.
      Abrazos también para ti.

      Eliminar
  26. Hola soy Daviz. Del blog BICHOSARAGON. Lo primero decirte que estoy de acuerdo con tu comentario en mi blog. De hecho, te he respondido en el mismo. De niños con mi hermano, disfrutábamos capturando herpetos por el campo. Ahora intentamos ser lo menos intrusivos posible. Aunque hay alguna ocasión en la que he de reconocer que no he podido evitar coger algún ejemplar en mis manos. Normalmente para tomar datos o para salvarlos de una muerte segura. Y sobre todo en el caso de los anfibios y balsas, tomando las correspondientes medidas de higiene.
    Personalmente, probablemente sea momento de mejorar màs en este aspecto, debido a la masificación de aficionados en nuestros campos y al declive general de la herpetofauna.
    UN SALUDO y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  27. Daviz, te felicito por tu blog. Pero como te comento en él yo no fui el que escribió. Sé que en ocasiones es necesario manejar a los animales para estudiarlos, pero es mejor no sacar las fotos de ellos en las manos para no animar a los principiantes que no tengan a su lado alguien que les enseñe a hacer las cosas bien. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes Jesús. De hecho estoy de acuerdo con lo que se publica en esta entrada. Es mas, me ha hecho reflexionar mas profundamente sobre el tema.
      Aquí tienes un seguidor mas de tu blog. Un saludo y a seguir así

      Eliminar
  28. Jop! vaya foro que organizas.
    Que bien que haya tanta sensibilidad con nuestros herpetos tras tantos años de primitiva forma de verlos y en la mayoría de los casos de eliminarlos.

    ResponderEliminar
  29. Buenas,
    Suelo seguir este blog, que hace una labor de divulgación impagable.
    Por cierto, el sábado pasado bajaba de Peñalara hacia Cotos, hacia la hora en que aquello se empezaba a poner denso (me había pegado un súper madrugón para poder poder subir a la cima por la cara S en relativa soledad, es la única zona donde queda aún nieve en cantidad), y en una de las últimas revueltas de la pista había un grupo familiar contemplando casi horrorizados una peligrosísima y letal "víbora" que estaba tomando el sol tranquilamente en la pista. Les dije que no se preocupasen, que se trataba de una inofensiva culebra. Incluso muchos montañeros experimentados que conozco se espantan ante la aparición de cualquier serpiente pequeña y de piel más o menos moteada, que suele ser inmediatamente identificada como víbora. Bueno, y en tiempos yo mismo también... De todos modos, al mirar en casa las fotos que le hice, que por desgracia no son muy buenas, me entraron dudas, y hasta he puesto un hilo en el foro de Sistemacentral.net a ver si se aclara la cosa:
    http://www.sistemacentral.net/foro/viewtopic.php?t=14987
    Así a bote pronto parece una culebra de escalera (Elaphe scalaris), pero las motas del lomo (perdón por la imprecisión, soy filólogo...) no presentan la forma de H, que es muy marcada. Por ello no sé si se puede tratar de la culebra del género "Coronella", pero en las fotos que he visto de las del Sistema Central no he visto que tengan tan marcadas las dos bandas laterales. El lugar donde estaba el animalillo está a 1905 msnm si el mapa del IGN instalado en mi GPS no miente. El otoño pasado en el Collado del Piornal vi otra exactamente igual, aunque bastante más grande. Otra cosa que me hace dudar es la actitud, ya que las de escalera suelen mostrarse más "activas" ante la presencia humana. La del sábado ni se inmutó, se limitó a aplastar la cabeza contra contra el suelo tomando la apariencia triangular de las víboras, y he hecho tuve que insistir bastante acercándole la punta del bastón hasta que se dio la vuelta y se perdió en la espesura -no sé si eso es muy "científico", pero por la pista subía más gente, perros...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Mendioca" te digo lo mismo que a Jesús del Valle en su blog (http://contactonatura.blogspot.com.es/2013/11/culebra-de-escalera-en-otono.html?showComment=1400085853434#c7239648901425205719) que creo que se trata de una culebra lisa, aunque el diseño dorsal parezca una escalera, con ese tamaño debería tener la cabeza más grande y los dibujos, especialmente de la cabeza, más marcados. Posiblemente Coronella austriaca, como bien dices tú mismo.
      Yo también he manejado precisamente culebras lisas para retirarlas del camino porque son muy tranquilas y algún paseante andaba diciendo que eran víboras y no me fiaba de que terminasen a palos con ella.
      Muchas gracias por tus elogios, llevo una temporada con el blog abandonado por diversas razones y me animáis a buscar tiempo y seguir con él.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Yo tambien apostaria por Coronella (austrica), en alguna de la fotos se le intuye bastante bien la placa de la "nariz". Es una confusion bastante habitual, algunas veces incluso de forma alarmista:
      http://www.diariodeleon.es/noticias/leon/nido-viboras-solar-calle-cartago-provoca-alarma-vecinal_888523.html#EnlaceComentarios

      Eliminar
  30. ¡Muchas gracias!

    Lo de la noticia que pone Ashega es de traca...

    ResponderEliminar
  31. Me pareció muy acertado tu post, de hecho, entre los estudiantes de biología es común que se agarren a manosear cuanto bicho se encuentren... una perturbación innecesaria.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar