lunes, 4 de junio de 2012

Comportamiento territorial en ranas comunes



Ya que estamos en racha anfibia, voy a continuar con las otras ruidosas protagonistas del estanque de mi jardín, las ranas comunes, Pelophylax perezi. Esta vez trataré sobre las peleas de machos, algo sobre lo que ya escribí, muy someramente, el año pasado, en la entrada dedicada a las puestas y el desarrollo embrionario, que puede verse pinchando AQUÍ.
La cuestión es que los machos de esta especie de rana no solo utilizan el canto como reclamo reproductivo, sino también como forma de defender el territorio frente a otras ranas. Lo he observado en muchísimas ocasiones, no solo en el estanque de mi jardín, sino especialmente en el río Guadarrama a su paso por Villalba, hace un montón de años, antes de que decidiesen cementar su cauce para que dejase de ser un río y se convirtiese en una cloaca a cielo abierto.

Creo que el vídeo es suficientemente aclaratorio, pero insisto en varias cuestiones:
  •  Los machos ocupan, por largas temporadas, siempre el mismo lugar en el estanque. Puede haber algunas pequeñas variaciones en función del crecimiento de las hojas de los nenúfares, pero a grandes rasgos ocupan un territorio de entre medio metro y un metro cuadrado. Los reconozco por su color y diseño.
  • Entre medias puede haber pequeños ejemplares a los que no suelen hacer ningún caso, si se quedan quietos y callados. No he observado canibalismo, aunque es posible, y por tamaño, desde luego, son perfectamente capaces.
  •  Los machos cantan mirando a uno de los vecinos y si este les responde se establece un "diálogo" que suele terminar con empujones, saltos encima e incluso intentos de abrazo. 
  • Los "abrazos" no son igual que los amplexus que realizan con fines reproductivos. Cuando están muy encelados los realizan incluso sobre otros animales, como sapos o gallipatos y son muy persistentes. Estos abrazos de pelea se sueltan rápidamente, incluso antes de que haya un sonido de queja por parte de receptor.   
  • Una vez resuelta la "discusión" cada cual vuelve a su territorio y a su "posadero". Supongo que habrá casos con un vencedor muy claro, pero yo no los he visto, posiblemente opten por una discreta huida.
  • Los ejemplares menores y las hembras ocupan espacios periféricos, en orillas, piedras y en zonas encharcadas con plantas, laterales al estanque.


En el vídeo se puede ver y escuchar, un poco antes de segundo 30, un canto suave que suelen emitir a la vez que mueven las patas traseras, a veces lo emiten también cuando se alarman. Creo que tienen otra forma de comunicarse a través de las ondas que producen en el agua y muchas veces coincide con ese sonido que no se produce hinchando los sacos vocales.


Aún me queda mucho por entender y por interpretar el sentido de los distintos tipos de canto. Supongo que el comportamiento de estas ranas es más complejo de lo que se ha supuesto hasta ahora. No es tan simple como lo que tradicionalmente se ha dicho: Si es más grande es un enemigo, si es más pequeño me lo como y si es de mi tamaño lo monto.
Creo que no me voy a aburrir sentado en el banco frente al estanque a la sombra del olmo.

17 comentarios:

  1. ¡Estupendas observaciones!
    Intentaré corroborarlas con las ranas del parque que hay junto a mi casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hay que estarse quieto durante unos 15 minutos junto al estanque (en una postura cómoda, eso sí) para que parezca que somos invisibles para las ranas y se dejen observar tranquilamente.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Reitero mi envidia hacia tú estanque.
    Recuerdo haberlas observado alguna vez persiguiéndose y luchando de esa manera. A veces no les damos importancia a algunas especies por observarlas casi a diario, pero lo cierto es que las ranas comunes son una preciosidad.

    De que no te va a aburrir estoy más que seguro, un abrazo!

    Javier.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús:
    Estupenda entrada sobre el comportamiento de esta rana. Es verdad lo apuntado en el comentario anterior. A veces, los naturalistas cometemos el tremendo error de no prestar la suficiente atención a ciertas especies por el hecho de ser comunes. Tus notas en esta entrada demuestran lo desatinado de esa actitud.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os respondo a la vez a Daniel y a Javier (riojano). Gracias, espero que nunca echemos de menos a las ranas, como está ocurriendo en algunas ciudades con los gorriones.
      Saludos

      Eliminar
  4. Fantástica introducción al comportamiento de nuestras ranas vecinas. Observaciones muy precisas y contrastadas en ese interesantísimo minidocumental.
    Ojalá también nos bastara a los humanos con un abrazo para liberar la agresividad.
    Saludos...y un abrazo (de amigos, eh)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, ¡a saber lo que se dicen con las cuerdas vocales tan hinchadas! Pero en efecto, la sangre no llega... al estanque.
      Un fuerte abrazo, sin ahogadilla.

      Eliminar
  5. ¡Que derroche de detalles!¡Cuantas horas de observación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín,
      Son horas bien aprovechadas, observando no solo ranas, también libélulas y caballitos del diablo, avispas, efémeras, notonectas, ditiscos... y hasta algún pájaro atrevido.

      Eliminar
  6. Y, cuando hayas entendido e interpretado todo, llegará lo mejor; la excepción que confirma la regla de un comportamiento común. Aparecerá alguna rana y romperá con la arraigada conducta. Creo que, cuando un concienzudo estudioso de cualquier especie logra todo el pack completo, no se mosquea, alucina todavía más.
    Lo mas agradecido de la naturaleza es, precisamente, la desvinculación de las matemáticas exactas en el comportamiento de cualquier especie por muy estudiada que sea. Así que, suerte…

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto. Ya he visto que incluso las ranas tienen comportamientos individuales diferentes y "personales". Por ejemplo, una hembra muy grande tenía costumbres escaladoras y había que verla tirarse desde lo alto de la piedra que se ve al fondo.
    Dudo, de todas maneras, que lo interprete todo.
    Gracias. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Magnificas observaciones, un estanque da mucho de sí. Referente a los cantos, además del que comentas tienen otro de alarma ante los peligros que activa la huida. También la fuerza del canto determina el estado de forma del vecino, la comunicación por ondas me parece muy interesante . Otro aspecto a tener en cuenta es el tamaño de la charca así como si tiene vegetación o no.

    Muy interesante tus observaciones y gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el ruido que hacen al saltar cuando nos acercamos al estanque o al río pone en sobreaviso a todas las demás.
      Donde no hay plantas flotantes estas cosas ocurren en la orilla, fuera del agua, con territorios lineales, pero igualmente hay intentos de monta. Otra manera de diferenciarlo del intento de amplexus es que estos acercamientos se inician frente a frente.
      Saludos

      Eliminar
  9. Hola

    El estanque es como un laboratorio al aire libre, ¡fabuloso!. Seguro que vas obtener un montón de información. Por cierto, el olmo ¿es siberiano?.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro, el olmo tenía un injerto, no sé de qué variedad, pero lo he visto en jardines y se caracterizaba por tener forma de bola y hojas grandes. Pero murió por grafiosis. Sin embargo sobrevivió el tronco portainjerto, y produjo nuevas ramas que van aguantando, aunque el árbol no tiene tan buen aspecto como antes.

      Eliminar
  10. He llegado aquí buscando inf. sobre ranas muertas. Las que vi este pasado sábado, 9 de junio, en las cercanías a la Laguna Grande de Gredos.
    Había bastantes, flotando en las charcas
    ¿Es normal? Atípico?
    Gracias de antemano

    PAQUITA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paquita, gracias por viritar y comentar. Lo que me dices es importante y preocupante. Me gustaría saber la especie, ¿no tendrás alguna fotografía?.
      A veces, tras las puestas, los animales más agotados llegan a morir y en lugares como Gredos donde se acumulan muchas parejas para criar, el número de bajas algunos años puede ser elevada. Es un fenómeno relativamente común en el sapo común, Bufo bufo.
      Sin embargo, también puede ser a causa de alguna enfermedad emergente, no puedo aventurar nada sin haber visto la especie y el estado de los animales.
      Tampoco soy un experto en ese problema, pero puedo darle la información a compañeros que sí lo son.
      De hecho así descubrimos la enfermedad del hongo en las lagunas de Peñalara.
      Por favor, si tienes más información enviamela a mi direción: jesusdorda(a)yahoo.es
      Gracias.

      Eliminar