jueves, 20 de octubre de 2011

Planeta de ácaros

El biólogo especialista en genética J.B.S. Haldane, que vivió entre los siglos XIX y XX, dijo en una ocasión a un teólogo con el que conversaba que, observando la obra de Dios, éste debía tener una desmedida afición por los escarabajos. Y es que se calcula que existen unos 5 millones de insectos de los que solo se han descubierto un millón. De ellos, 1.100.000 serían escarabajos, de los que hay descritas y nombradas unas 400.000 especies. Si tenemos en cuenta que se ha calculado que habrá unos once millones de seres vivos, incluyendo animales, plantas, hongos y otros pequeños grupos, llegamos a la conclusión de que la décima parte de las especies que habitan el planeta Tierra son escarabajos.
Los siguientes seres en la lista son los arácnidos, de los que se calcula que habrá unas 600.000 especies, de las cuales se han descrito casi 103.000, de ellas casi 50.000 corresponden a ácaros. Pero aquí está el asunto de esta entrada, los científicos creen que todas las especies de ácaros deben oscilar entre los 100.000 y el medio millón de especies.


Medio millón de unos seres verdaderamente horrorosos, de los que podríamos decir que "no les gustan ni a dios". De hecho, el número de especies por descubrir nos indica que hay pocos especialistas dedicados a investigar este grupo animal, a pesar de que tienen mucho interés, no solo científico, sino sanitario e incluso económico.


Podríamos decir que hay ácaros sobre casi todo lo que nos rodea. Los ácaros son los responsables de la mayoría de las alergias al polvo doméstico, incluso de las alergias a animales. En una pequeña porción de suelo hay miles de ácaros, nuestras sábanas tienen ácaros que se alimentan de las descamaciones de nuestra piel y sobre nosotros mismos también habitan, por más que nos mantengamos limpios. Algunos son responsables de determinado tipo de espinillas.


La mayoría de los ácaros son inocuos, pero los hay depredadores, que se alimentan de otros pequeños animalillos y muchos son parásitos, que viven chupando la sangre de sus huéspedes (como las garrapatas) o metiéndose dentro de la piel (como la sarna). Atacan a toda clase de animales, de hecho hay ácaros que matan colmenas enteras de abejas al parasitar su aparato respiratorio. Invaden los almacenes de harina y muchos otros alimentos, los encontraremos con seguridad en la superficie de los quesos, embutidos y jamones. Tampoco se libran de su parasitismo las plantas y pueden suponer plagas en los cultivos. Habitan tanto en el agua dulce como en tierra firme, a gran profundidad en el suelo y en aguas subterráneas. ¡Hasta flotando en el aire!



Con frecuencia podemos observar ácaros parásitos, parecidos a bolitas rojas, sobre grandes insectos, como chicharras, saltamontes y escarabajos, tanto acuáticos como terrestres. También en los oídos de las lagartijas y entre los dedos de las salamanquesas.


La mayoría de los ácaros son de tamaño microscópico y muchos pueden verse solo con una lupa, como los que he grabado, sacado de la piel de un topillo muerto o dentro de una flor de cyclamen


video



Pero los ácaros más odiados son sin duda las garrapatas que atacan al ganado, a los perros y a nosotros mismos si nos descuidamos.

En la siguientes fotos podemos ver una garrapata, que creo que es del género Hyalomma, que estaba en unos prados cercanos a casa donde este año se han hecho tan numerosas que no salgo a ellos con mi perra.

Las garrapatas nos detectan por el olor y por el calor que desprendemos, no por la vista porque no tienen ojos. En algunos lugares, donde son abundantes, si te quedas un rato quieto, más si estás sentado, como por ejemplo al hacer una foto, las puedes ver acercarse desde los alrededores para subírsete encima.
Pero más curioso es este otro comportamiento. La garrapata permanece en aparente descanso en la rama de una hierba junto a un camino...


... pero al más mínimo roce se pone en actitud de alerta, y con el siguiente roce se engancha al animal que ha pasado por su lado.


El primer roce se puede corresponder al paso de la pata anterior de un perro o cualquier otro animal y el segundo con su pata trasera, a la cual se subirán. Tanto cuando andan hacia ti como cuando están al acecho en lo alto de la hierba, las garrapatas mueven las patas delanteras como si fuesen antenas. Esto es debido a que en ese primer par de patas tienen el sentido del olfato.

Las hembras de garrapata que se suben a un animal, buscan, a veces durante horas, un lugar adecuado para agarrarse definitivamente, alejado de los dientes y las zonas donde el animal se pueda rascar. Cuando entierren su pico en la piel para succionar sangre se hincharán extraordinariamente, desapareciendo las arrugas de su cuerpo y estirando su superficie al máximo. Cuando los huevos que lleva en su interior estén maduros se dejará caer al suelo. Si tiene suerte, eso ocurrirá otra vez en el campo y podrá cumplir con su ciclo biológico. Cuando hace la puesta, transporta varios miles de huevos sobre sus espaldas. Luego, la sacrificada madre, se consume hasta morir y los hijos comienzan su vida libre.

Las garrapatas recién nacidas solo tienen seis patas y en sus primeras fases de vida parasitan a pequeños animales que viven en el suelo, reptiles, aves o pequeños mamíferos. Cuando llegan a adultas es cuando buscan presas más grandes.

Muchas garrapatas nunca encuentran un huésped al que parasitar, afortunadamente dadas las miles de crías que nacen. Pero no mueren fácilmente, pueden pasar incluso años sin comer ningún alimento, esperando pacientemente a sus víctimas.

Las garrapatas pueden trasmitir a las personas diversas enfermedades que llegan a ser graves. Entre ellas está la enfermedad de Lyme, producida por bacterias del género Borrelia, de la que últimamente están aumentando el número de casos.

En mi estancia en la selva amazónica peruana, de la que hable en ESTA ENTRADA, al andar por la selva, tuve la mala experiencia de resultar infectado por unos ácaros que allí llaman isangos y en otros sitios coloradillas. Su nombre científico es Trombicula autumnalis. Penetran y crían en los poros de la piel, normalmente en las piernas, produciendo un muy intenso picor. Pinchando AQUÍ se encuentra un artículo que habla de ellos. Afortunadamente una vez en un clima fresco y seco como el de Madrid, mueren y se termina el problema. Los acaricidas también ayudan, y por si acaso, toda la ropa de mi viaje pasó unos días en un arcón congelador.



Los datos de número de especies del principio de esta entrada están tomadas de: Numbers of Living Species in Australia and the World. Arthur D. Chapman. Australian Biodiversity Information Services, Toowoomba, Australia. Report for the Australian Biological Resources Study Canberra, Australia. September 2009

16 comentarios:

  1. Si con esta entrada he hecho que te rasques, lo siento, pero alégrate, no tienes garrapatas.... ni isangos, los ácaros que hay sobre tu piel son inofensivos.

    ResponderEliminar
  2. Es increíble la de rastros que son capaces de hacer los ácaros, sobre todo, dentro de los nidos viejos mal ventilados. La de pollos de aves o crías de mamíferos que sufrirán sus nefastas consecuencias.
    No será la primera vez que yendo por el monte veo alguna subirse por la pernera del pantalón, así, como cantando victoria hasta que la sacudo. Se me agarraron dos hace años; una en el pliegue de la oreja y otra en el cogote. Puedo decir que, llegué a confundirlas con costras de heridas pero, como siempre molestan al intentar quitarlas te das cuenta de lo que son. Las eliminé con disolvente. Ya sé que suena bestial pero, en mi trabajo con la pintura, ya estoy acostumbrado a limpiarme el pelo y las manos con él. Por cierto, en las heridas de las manos escuece un montón, pero las cura que da gusto. Cuando llega marzo y abril, siempre voy por el campo en alerta máxima con las garrapatas.
    Muy interesante la entrada de estos políticos, digo…, parásitos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada, aunque no muy agradable que digamos

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesus

    Si que me han dado de rascarme, creo que es inevitable. En las zonas ganaderas suele haber garrapatas al acecho. Menos mal que por estos lares son molestas, pero no suelen ser peligrosas, aunque nunca se sabe...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Sí Javier, los ácaros en los pollos en su nido son tremendos, alguna vez al anillar he visto como se me llenaba la mano de ellos. ¡Lo que deben sufur los pobres pájaros!
    El disolvente, si mata a la garrapata y a la vez hace que se relajen las piezas bucales lo suficiente como para que no se quede ningún trozo del pico dentro, bien está. Hay quien ni siquiera recomienda el alcohol porque se seca demasiado pronto y no sale el pico completo. Dejarlo dentro puede ocasionar infecciones, lo he visto en mi perra. Con más paciencia, parece ser que es bueno cubrir la garrapata con aceite. Así saca el pico ella sola, antes de morir, intentando no ahogarse.
    ¿Políticos? pobres garrapatas, qué comparación.

    Gracias Joaquín, es importante conocer a niestros enemigos.

    No te confíes Pedro, está aumentando la incidencia de la enfermedad de Lyme (en España también) y hasta se están descubriendo nuevas especies de Borrelia:
    http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=49932&origen=notiweb

    ResponderEliminar
  6. Hola, Jesús:
    Muy interesante la entrada (como todas), por otro lado yo no los veo como enemigos, pienso que la evolución los ha llevado ha ocupar un nicho que estaba vacante.
    Como piensas que puede afectar a lo ácaros el calentamiento global....por ejemplo a especies más termófilas, como el caso que has expuesto.
    Un saludo
    Abel

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante todo lo que comentas Jesus, este a sido el primer año en que las he visto subirse por mis piernas y ademas dos veces en sitios diferentes. Los nidales que yo preparo les quito y desinfecto todos los años, que algo ayudara. un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángel, naturalmente lo que voy a decir es una mera especulación, porque nada se puede afirmar sin haber estudiado las cosas a fondo, que no es mi caso con los ácaros, pero por pura lógica y lo que se ve en otros grupos animales, podemos encontrarnos con expansión en altitud y el latitud hacia zonas que antes eran más frías. Con ello, además, es posible que se expanda alguna enfermedad. Los izangos que me infectaron murieron en Madrid por su clima, pero si hubiese ido a un sitio cálido ¿que hubiera pasado? ¿podía haber sido transportador de una nueva plaga?
    Incluso especies que no conocemos, adaptados a climas fríos podrían desaparecer antes de que las descubramos, sustituidas por otras de climas más cálidos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Luis,
    Creo que la sequedad de este final de verano e inicio de otoño ha dejado sobrevivir a muchas garrapatas que quizás se habrían ahogado en condiciones más húmedas. Una buena tormenta de verano con seguridad aniquilará a cientos de miles de jóvenes garrapatas que esperaban el paso de una lagartija u otro animalillo del suelo.

    ResponderEliminar
  10. Apasionante mundo el de los ácaros, aunque además de picores da escalofríos. Cada vez que me veo una garrapata encima me siento como una auténtica presa...Menos mal que a lo largo de la evolución (al menos en nuestros días) no han pasado de ser animales muy pequeños...
    Saludos, Jesús, gracias por ponernos al día en estos temas.

    ResponderEliminar
  11. Hola Jesús, estoy de acuerdo con tu exposición. La verdad es que en el futuro encontraremos muchos casos de traslocación de especies y como bien dices, enfermedades. Recuerdo que en 2003 un entomólogo me comento en un congreso en León que el mosquito tigre (cuando no era tan frecuente) que en unos cuantos años estaría presente en muchos lugares de la Península Ibérica y así sucedió.
    Otro caso es el de la quitridiomicosis en anfibios, la globalización llega a todas las partes y al final un quitridio originario del sur de África lo tenemos en todo el mundo. Así es.

    ResponderEliminar
  12. Una entrada muy interesante. Quizás son las garrapatas por su sistema de alimentación y por las enfermedades que pueden transmitir los únicos animales que me resultan repulsivos. He leído que es difícil que contagien ninguna enfermedad hasta pasadas 24 ó 48 horas de estar enganchadas, por lo que es importante mirarse bien en casa cuando llegas del campo, especialmente desde finales de Mayo a finales de Agosto.
    Salu2,
    Honorio
    P.D: Para el perro hay unas pipetas que suelen resultar muy efectivas, que también son bastante efectivas para prevenir la leishmaniasis.

    ResponderEliminar
  13. Abel, yo también recuerdo que lo del mosquito tigre era una "invasión anunciada" y perdona, que antes te he llamado Ángel.

    Gracas Honorio, Antes podía poner esas pipetas a mi perrilla, pero cada año le causan más picores y este año hubo que bañarla al día siguiente de ponérsela. Ahora con el collar, que también le pica algo, va aguantando. n los sitios muy sospechosos le rocío con spray antes de salir de casa.
    Pero lo del prado de la lado de casa es que es una verdadera invasión. Te quedas parado un rato y ves como desde todas direcciones te vienen andando. Si este invierno viene frío y duran un poco la nieve y los hielos, espero que haga estragos en la población.

    ResponderEliminar
  14. Menudas tercianas me causaron las garrapatas hace varios años...
    Se pasa fatal, pero hay que reconocer leyendo el texto que sus estrategias funcionan.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Hola! Releyendo tu blog que tenía algo abandonado!

    Yo tengo pánico a las garrapatas desde que se me enganchó una en la cabeza y me produjo una buena infección. No la vi, debe de ser que ya se había soltado, cuando me dí cuenta de ésto había pasado más de una semana desde que había salido al monte!! Me picaba enormemente un punto de la cabeza, en dos días me empezó a quemar como si me estuvieran poniendo un cigarro constantemente. Se me hincharon los ganglios del oido, el cuello, y la garganta de una forma bastante fuerte. Tanto que me dolía sin tocármelos siquiera. Se me hinchó la frente y entonces decidí que era hora de ir al médico porque mi cuerpo no iba a poder con la infección. Inyecciones de corticoides y antibióticos y aún así tardó en quitárseme. Desde entonces toda la ropa según llego del monte va a una bolsa de plástico cerrada. Cuando la saco para lavarla la inspecciono de arriba a abajo (muchas veces encuentro garrapatas vivas tras la revisión) Nosotros nos inspeccionamos al llegar a casa también. He de decir que son durísimas, que en mi casa han pasado la prueba de la lavadora, porque he visto alguna caer de la ropa tendida y correr por el suelo (ésta iba directita al gato que estaba sentado un poco más allá). En fin, son mi pesadilla. Por otra parte contarte que un día estuve observando a una en una planta, muy curioso cómo cuando le acercabas los dedos estiraba las patas de delante, como un acto reflejo, no sé si para engancharse u oler según acabo de leer en tu blog.

    Debo de tener atracción, ya se me han enganchado 3 (2 sin consecuencias, la primera lo que he contado), y me he quitado unas cuantas de encima, alguna hasta de la almohada de la cama!!!

    A veces me echo Relec, no sé si es bueno contra ellas para que no se enganchen, e incluso me compré un collar para perros, pero para mí, jejeje, es que ya no sé qué hacer!)

    (Perdón por la extensión)

    Vaya con tus ácaros de Perú! Saludos! Muy interesantes tus entradas, como siempre.

    ResponderEliminar
  16. Nada de perdón, Mamen, gracias por contribuir a esta entrada con tu información.
    Lo mejor para todo tipo de parásitos que se puedan quedar en la ropa es meter la bolsa con la ropa en el congelador un mínimo de tres días. Si no la necesitas usar pronto mejor tarda una semana. La lavadora y el agua muy caliente la soportan bien las pulgas (experiencia propia), los piojos y las garrapatas.
    La enfermedad de Lyme (y otras) puede ser muy grave y hacerse crónica si no se trata a tiempo. No hay que dejar de ir al médico ante las picaduras que se infectan, aunque no tengan síntomas tan llamativos como los tuyos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar