martes, 8 de marzo de 2011

Setos de jardines (1): ¿Arizónicas? ¡No gracias!

Hace menos de un mes que en Madrid tuvimos un episodio de alarma por contaminación y, asociado a él gran número de brotes alérgicos que yo mismo padecí, pues aunque no soy alérgico a los pólenes, en esta ocasión me he visto afectado.La explicación está más que clara en la noticia que puede leerse en este enlace. La combinación del polen de las arizónicas con los compuestos de la contaminación del aire forman un cóctel altamente irritante. La coincidencia del periodo de polinización de las cupresáceas con un periodo anticiclónico, ha hecho que los niveles de contaminación del aire se disparen y las alergias también.Llamamos arizónicas a diversas variedades de árboles del género Cupressus obtenidos incluso por hibridación de distintas especies. Cupressus arizonica es la más popular. No son especies autóctonas, lo que no ha impedido que se hayan usado para repoblar, incluso en lugares tan emblemáticos como la Pedriza de Manzanares, y que allí se mantengan.
Las arizónicas son árboles de gran porte con tendencia a la forma cónica, aunque no tan regular como los cipreses. Su principal utilización en jardinería es la formación de setos, porque soportan muy bien la poda para dar lugar a verdaderos muros verdes. El rápido crecimiento es una bendición para los nuevos habitantes de "chaletes" cuando plantan estos árboles, y una condena a trabajos forzados para toda la vida si no quieren que ese "hermoso seto" se transforme en una masa desangelada de ramas, que llega a ocupar medio jardín.

Las cupresáceas tienen unas flores femeninas de formas globosas que se llaman gálbulos y las masculinas parecen ninúsculas piñas que cubren por entero los extremos de las ramas. Esas flores, de color amarillento y aspecto escamoso, producen millones de granos de polen que es arrastrado por el viento formando verdaderas nubes. Es necesaria esa cantidad para que algunos de ellos lleguen hasta las flores femeninas, que empiezan a abrirse en la misma época. Tan gran cantidad de polen es un suplicio para las personas alérgicas que no entienden cómo es posible que en pleno invierno tengan tan fuertes reacciones.
El tronco es escamoso y muy cargado de resinas, y arde con gran facilidad, por lo que no es muy recomendable situar cerca de un seto de arizónicas una barbacoa de jardín. Además, bajo las arizónicas tampoco es conveniente aparcar el coche en pleno verano pues, casi con seguridad, debido al calor, la resina chorreará sobre él y nos dejará un recuerdo difícil que limpiar en la carrocería. Para colmo, no están exentas de plagas y en muchas ocasiones tienen grandes zonas atacadas por la enfermedad o grandes calvas producidas por una poda mal hecha. Aún así los viveristas las siguen recomendando a los incautos que llegan a por sus primeras plantas para el jardín. Astuta estrategia para asegurarse el encargo de las podas o la posterior venta de herramientas y productos para su cuidado.

No consigo explicarme el éxito de esta planta en las urbanizaciones, excepto por la falta de conocimientos e imaginación de los propietarios de las casas de campo. Ya solo las alergias que producen, tanto por el polen inhalado como por contacto con las hojas y ramas escamosas, que llegan a producir urticarias, especialmente cuando se están haciendo los trabajos de poda, serían suficientes. Pero es que además reporta muy pocas ventajas, excepto, quizás, la de formar una pared verde que nos aisle del exterior.


El estilo de poda de las arizónicas en forma de muro liso o con formas geométricas está muy pasado de moda y suele tener muy poco que ver con el resto de la composición de los jardines actuales. La misma sensación de intimidad que se consigue con estos muros se puede lograr con otras especies que ofrecen más belleza y variedad, en forma de flores, frutos y distintas coloraciones a lo largo del año, con mucho menos trabajo de mantenimiento.
















Además, las arizónicas se suelen ir ensanchando año tras año, ocupando cada vez más espacio, tanto hacia el interior del jardín como hacia las aceras colindantes. Algunos de los setos de las de las fotografías anteriores tienen casi tres metros de anchura. Es un espacio totalmente perdido, porque la zona verde solo ocupa los cinco centímetros exteriores, el interior es un entramado de palos. Si se intentase podar de nuevo para estrechar esas murallas vegetales, se quedaría a la luz la zona seca que ya no tiene recuperación posible.

Pero para mí, una de las peores cosas que tienen las arizónicas es que apenas contribuyen a beneficiar a las aves, insectos y otros seres del entorno. Ninguna abeja ni mariposa acudirá a libar y pocos pájaros hacen sus nidos entre ellas, ni musgos ni líquenes cubrirán sus ramas. No tienen huecos para que pequeños animales busquen escondrijo. Claro que, ahora que lo pienso, quizás sea esa una ventaja para los urbanitas que quieren casa de campo no para estar en contacto con la naturaleza, sino para aislarse de todo lo que tenga que ver con ella y con el prójimo.

Qué diferente es el concepto de seto inglés, con su mezcla de especies, su oferta de variados recursos para la fauna y la flora autóctona. Otro día le dedicaré una entrada sobre especies adecuadas para setos y así resarcirme de la negatividad de la de hoy.
Edito: La entrada que comento en el párrafo anterior puede verse pinchando AQUÍ. Como puede verse, hay alternativas a las arizónicas más fáciles de mantener, más variadas a lo largo del año, más productivas y, eso es cuestión de gustos, en mi opinión, más bonitas.

35 comentarios:

  1. Que aclarador!!!!! Cuanta razón!!!!
    Gracias!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Las dichosas Arizónicas hacen estragos por esta zona básicamente por dos motivos, el más importante ya lo has comentado: A) que aguante todos mis desconocimientos, mis podas y ausencia de riegos B) Que forme un seto opaco de más de 3 metros.

    El "espiritu" del consumidor básico de arizónicas te lo resumo con un situación que tuve con alguién a quien construía un jardín. Al describirme el seto que quería le dije: "¿y porque no levantas un muro?"... se lo estuvo pensando un rato y se fué a consultar a la mujer!!!
    (imaginate el concepto de "seto" que tiene alguien que duda ante semejante pregunta)

    ResponderEliminar
  3. Hola Sylvia, gracias.

    Trebol, mis vecinos ha cambiado las arizónicas por un muro de bloques entre las dos parcelas. Las arizónicas producen mucha suciedad, dicen. Y yo lo prefiero así, aunque haya tenido que pagarlo a medias...

    ResponderEliminar
  4. Qué razón tienes: tengo unas arizónicas en Boecillo y no sé qué hacer con ellas. Te pido consejo. ¿Las quito y pongo otras? Se han puesto enormes, están feas, no sé qué hacer, dudo en quitarlas... Y no te cuento lo de los chopos, se reproducen y amenazan con romper la piscina, necesito consejo urgentemente. Y más: voy a tener que quitar 2 cipreses que se murieron. Mira que me gustan, pero se nos han muerto 2, no sé por qué... Quiero un jardín del lugar, a ser posible que demande poco agua, no por nada, es que Valladolid es lo que es y creo que hay que tener lo que da la tierra si se puede...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, con lo bonitos que quedan por el norte unos servales o unos acebos. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante, como siempre.No tenía ni idea de que el polen de estos árboles se combinara con la contaminación y se volviera peligroso. Por suerte yo nunca he tenido este tipo de setos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Aurora, ante la duda yo lo tengo muy claro: quitar las arizónicas y sustituirlas por una mezcla de especies autóctonas. Hay que ver las condidiones del jardín para decidir las especies, no se puede hacer a lo loco. Hay mucha información.

    Ahí está la cuestión, Luis, que en cada lugar hay unas especies idóneas, no es lógico que las arizónicas valgan para todos.

    Miguel, cualquier polen mezclado con productos contaminantes del aire sensibilizarán mucho más a los alérgicos habituales y crearán nuevas sensibilizaciones. Lo malo de las arizónicas es que están muy metidas en los jardines periurbanos, donde también llega la contaminación.

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  8. Qué contradicción que hagan uso de la naturaleza para aislarse de todo lo que tenga que ver con ella.

    ResponderEliminar
  9. Yo también desconocía las "maldades" de estas coníferas. Me uno a la liga anti-arizonica, je,je.. y eso que hasta hoy siempre las ví con buenos ojos (al árbol en sí, no a los setos).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. no estaría mal saber cuales son esas "otras especies que ofrecen más belleza y variedad" y alguna fotillo mejor aún, en cualquier caso, excelente artículo...

    ResponderEliminar
  11. Hola "Anónimo",
    Ya comento que será objeto de otra entrada, tendrás que estar atento ;-).
    Bueno, vale, para ir haciendo boca, hay varias especies de enredaderas y varios arbustos perennes como durillo, madroño, lauros, ...

    ResponderEliminar
  12. Vamos, ha quedado claro que no te gustan, jaja. Fuera de bromas, comparto tu opinión, sobre todo porque me producen bastante alergia. Además no las encuentro nada bonitas.

    Muy interesante, como siempre Jesús.

    ResponderEliminar
  13. Tienes toda la razón Jesús. Y el problema no es sólo el uso en los "chaletes". Por la sierra de Aracena no es raro ver este tipo de setos en casas rurales, despreciando realizar setos vivos con durillo, arbusto propio de la zona y mucho mas vistoso

    ResponderEliminar
  14. No es solo cuestión de gustos, es mucho más de sentido práctico y de contribuir desde nuestros jardines a la biodiversidad natural. Ya que invadimos espacios, al menos no crear problemas.
    El ejemplo que pone Joaquín es de lo más adecuado. Pero más interesante aún es la mezcla de especies.
    El durillo está en mi jardín y es una de mis plantas más bonitas.

    ResponderEliminar
  15. Conoces de sobra, Jesús, mi fobia hacia los setos de arizónicas...aunque a decir verdad, el árbol aislado y añoso llega a tener un hermoso porte. Pero, dejémoslo en algún jardín histórico.
    En las urbanizaciones sobran arizónicas, y donde jamás debían haber sido introducidas es en los montes. Aquellas horribles plantaciones del ICONA eran muy dadas a combinar arizónicas con pinos. Afortunadamente en algunos lugares (como he podido comprobar en La Pedriza del Manzanares) van eliminando ejemplares poco a poco. Sería mejor no haberlos plantado nunca, porque además de ofrecer escaso atractivo a los animales, empobrecen el suelo (acidificación) y aumentan el riesgo de incendios forestales.
    Lo dicho, que hay alternativas más ecológicas, estéticas y económicas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Javier,
    Hace una semana me di un paseo por la parte más baja de la Pedriza, la más cercana a El Boalo, y habían podado las arizónicas, no talado. Quiero pensar que están quitándolas poco a poco y que quizás planten algo debajo y prefieren que no se quede el suelo totalmente pelado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es que estamos en España. Hay mucha prisa en aislarse del exterior creando un muro aparentemente económico por carecer de obra. Realmente, es un seto muy vendible para los espabilados de turno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Mis padres tienen su chalet con arizónicas. Mi madre les tiene especial devoción. Pero muestran todos los defectos mencionados por Jesús. Bien es cierto que entre los palos los gatos encuentran túneles de desplazamiento discreto de un jardín a otros. Por no decir de las múltiples arañas que tienden sus telas.

    Pero ya se lo tengo dicho, si algún día me toca gestionar dicha casa, voy a montar una pira que no voy a esperar a fallas para echarle la cerilla.

    Podría hacer un favor este gobierno tan prohibidor "por nuestro bien" y prohibir las arizónicas dando un plazo razonable para su eliminación de jardines, unos 3 días. En conjunto se ganarían hectáreas de terreno ideal para que los niños jueguen mucho más, hagan más ejercicio y resulten menos obesos.

    ResponderEliminar
  19. Desde luego, Jorge, no se puede decir que no seas drástico.
    Espero que a "los gobiernos" no les de por prohibirnos lo que podemos o no poner en el jardín, aunque sean arizónicas. Sin embargo, sí podían "educar en positivo" y facilitar plantas autóctonas para que se pueblen los jardines con ellas. O, al menos, informar sobre las mejores opciones para que se desarrolle una jardinería con menos gasto de agua, insecticidas y menos productora de alergenos. Es decir, jardinería autóctona fundamentalmente.
    Gracias por la visita. Hacía mucho que no visitaba tu blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Como en otros temas, y en este más, cambiamos lo propio y adaptado a nuestros climas por algo comercial, y como bien dices, más lo que luego te venden de rebote. Es sabido, nos sobran plantas con las que hacer setos. Siempre digo, esto, las plantas requieren de un gran conocimiento a la hora de introduccirlas en un lugar. Comentaba a unos amigos que tener un jardín era algo serio, un simple rododendro contiene polen tóxico, si más no recuerdo. Arizónicas no gracias, me quedo con un endrino o, mismo un partenocisus.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Claro que sí Marce!
    En Collado Mediano hay una casa con un seto de encinas que da cien vueltas a un seto de arizónicas. Eso sí, hay que armarse de paciencia, pero cuatro o cinco años no son nada con lo que dura un jardín y sus trabajos.
    saludos.

    ResponderEliminar
  22. Bueno. Más que drástico esperaba ser sarcástico.

    Estaría bien una foto de ese seto de encinas. Trabajarlo debe de tener su punto.

    ResponderEliminar
  23. Hola Jorge,
    Para la próxima entrada sobre setos, que ya estoy preparando, quiero mostrar ese seto, pero me tengo que acercar a hacerle la foto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola,en mi jardin tengo arizonicas(en forma de muro) y estoy muy contento con ellas porque no se a vosotros pero solo tener que podarlas cada año no es un inconveniente,son bonitas,y no ocupan 3 metros de ancho sino apenas un metro(la jardinera)y no porque sean jovenes(13 años).
    Ademas a mi nunca me han molestado por alergias ni a nadie que conozca(NO quiero decir que te lo estes inventando sino que no dan problemas muy amenudo en ese aspecto).

    ResponderEliminar
  25. Me alegro por tí, Anónimo. Es evidente que muchas personas piensan como tú, porque las urbanizaciones están llenas de arizónicas. Sin embargo que las cupresáceas son importantes alergenos no es que lo diga yo, es que lo dicen los médicos y su medida en el aire se da en los ínices de polen oficiales para que o tengan en cuenta las personas alérgicas.
    Gracias por comentar, el contraste de opinión es enriquecedor.

    ResponderEliminar
  26. Hola!!!
    Me has desmontado (para bien) todo lo que yo pensaba acerca de montar un quita miradas indiscretas natural a base de setos cipreses.
    Tengo una malla metálica de unos 30 metros de largo, por 30 de ancho (la parte ancha está la malla encima de una pared), y tenía pensado ponerle seto.
    He visto que se pueden hacer más variados, con menos mantenimiento y más vistosos. En medio de la parcela hay 8 olivos, y me gustaría saber cómo hago para que quede más bonito. No tengo ni idea de jardinería, pero por favor, pido ayuda y consejos. Gracias

    ResponderEliminar
  27. Hola Isabel,
    Gracias a tu comentario me he acordado de añadir al final del texto el enlace a la otra entrada donde hablo de los diferentes tipos de setos autóctonos.
    Si vives en un clima cálido (por los olivos supongo que sí) también puede ser muy interesante la enredadera Trachelospermum jasminoides, llamado jazmín de leche, que no ensancha mucho, es perenne y da unas preciosas flores en primavera e inicios de verano, que además huelen de maravilla. Aunque no es autóctona, también me gusta mucho. Puedes ver más información en la ficha de INFOJARDÏN y te recomiendo que mires esa web, porque es muy interesante para conseguir información de todo tipo de plantas.
    http://fichas.infojardin.com/trepadoras/trachelospermum-jasminoides-rhynchospermum-jasminoides.htm

    ResponderEliminar
  28. Yo desgraciadamente tengo 200 metros a cada lado de malditas arizónicas, las de un lado miden ya entre 10 y 15 metros, y las otras intento mantenerlas a 1,5 metros. Son un horror, y quiero DESHACERME DE ELLAS, pero me cuesta tanto dinero que lo veo imposible. NO SE QUE HACER!!

    ResponderEliminar
  29. Este post es de hace ya tiempo pero quiero aportar mi opinión. Vivo en un piso, no tengo jardín y no tengo ni idea de plantas. Pero estoy a favor de los que opinais de retirar las Arizonicas. Y os lo digo desde el punto de vista de una alérgica asmática. Porque hay días en los que no puedo salir de casa por los pólenes de las arizónicas, y menos se me puede ocurrir comprar una casa/chalet con jardín en una vecindad rodeada de vecinos con Setos de Arizonicas. Ya que por desgracia tengo familia vivendo en zonas así y en epoca de polinización lo paso fatal si voy de visita.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  30. En efecto RuBiKa cuando dos de mis vecinos tenían arizonicas había épocas en que uno de mis amigos no podía venir a casa. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  31. Hay algo a tener en cuenta y es la prohibición de plantar cualquier árbol a cierta distancia del vecino. Este inviervo me lo he pasado haciendo escapadas a la casa de mis padres para eliminar los 80 setos, pues el vecino actual que ha heredado la propiedad no puede cuidarla y nos pidió que los sacáramos. Lógicamente no te puedes negar. Tenerlo en cuenta a la hora de plantar cualquier cosa pegada a la pared de tu vecino.
    Y sin duda las plantas hay que atenderlas mucho para que no se desmadren de tamaño, en particular los setos, que una vez que apartas la primera rama, todo está seco y lleno de porquería.
    Lo mejor es hacer muro o tapar con algo sintético. Por experiencia os diré que si queréis disfrutar de vuestra casa, no hagáis del jardín un bosque, pues acaba hasta con vuestra salud. Con cuatro plantitas es suficiente.

    Estos setos tenían unos 20 años y lo de 3 mts. de anchura, se queda corto. Las ramas que tenía nuestro vecino eran casa tan largas como el propio seto y solo lo habían descuidado dos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y experiencia, esta entrada es de ya hace mucho tiempo y no es de las que más me gustan porque es algo negativa, pero sigue activa y espero que experiencias como la tuya ayuden a otros a no cometer los mismos errores.
      Saludos.

      Eliminar
  32. Hola Jesús.
    En tu entrada 200 del blog he localizado esta otra entrada en la que veo que te encantan las arizónicas, je, je, je. Tienes toda la razón.
    Y el Leylandi? que nos dices del Leylandi?.
    Me han llamado la atención las fotos con las que acompañas esta entrada, creo que son de Alpedrete y algunas de ellas más concretamente de Mataespesa. Me equivoco?
    Saludos y larga vida a Notas de campo y jardín.

    ResponderEliminar
  33. Pues a mi me encantan las arizónicas. Me gusta su estética, el aroma que desprenden con la lluvia o cuando las podo. Todos mis vecinos las han quitado y no precisamente para poner setos autóctonos y respetuosos con la diversidad natural del entorno, sino para poner muros de bloques...ahí sí que no anidan los pajaritos... En fin, quizá sea el último loco, pero mientras pueda, resistiré frente al avance inexorable del nuevo paradigma.

    ResponderEliminar
  34. La culpa de la proliferación en los chalets, aunque parezca mentira, la tiene las diferentes normativas urbanisticas, que impiden hacer tapias superiores a 1,80 - 2,00 metros y con las arizonicas se supera con creces al objeto de crear mayor intimidad

    ResponderEliminar