jueves, 29 de enero de 2009

Lista de especies comentada: AVES

-->
Como en la entrada anterior, especies que he visto en el jardín o en su entorno más inmediato, siempre sin salir de la urbanización.
Se trata de especies vistas posadas o en vuelo según se indica en cada comentario.

Garza real, Ardea cinerea
Muchas veces están en las lagunas de las canteras, pero el diciembre pasado vimos un ejemplar que se posó en lo alto de un cedro, en casa de los vecinos. En 2014 se comió todos los carpines de su pequeño estaque.

Cigüeña común, Ciconia ciconia.

Aunque son muy numerosas en los alrededores, solo algún ejemplar hemos visto desde el jardín.

Ánade real, Anas platyrhynchos.
Muy esporádicamente, casi en el horizonte, se ven pasar camino de las charcas. Quizás pase también alguna otra especie de anátida, pero solo puedo asegurar haber visto esta. En la carretera sí vi patos cuchara.

Milano real, Milvus milvus.
Alguno volando muy bajo, a la altura de los árboles.

Buitre leonado, Gyps fulvus.
Aparte de los que vuelan a gran altura, a veces pasan verdaderamente bajos.

Buitre negro, Aegypius monachus.
Pasan volando a gran altura.

Halcón común, Falco peregrinus.
Alguna vez he visto el paso raudo de esta magnífica rapaz.

Paloma torcaz, Columba palumbus.


Acuden con frecuencia a beber agua en el estanque. Cuando el vecino siega las "malas hierbas" acuden a diario a rebuscar en el suelo.

Paloma bravía, Columba livia.
Quizas sean ejemplares domésticos. Sobrevuelan el jardín, rara vez se han posado y han acudido a beber al estanque.

Tórtola turca, Streptopelia decaocto.
Como ya he comentado en otra entrada, hay una pareja que acude regularmente al estanque, al comedero y a comer sedum en la roca. Crían en un cedro del vecindario y en primavera y verano viene al jardín un pichón, pero luego se va y solo sigue viniendo una pareja. En esta entrada muestro su valiente comportamiento.

Autillo, Otus scops.
En las noches de verano se les escuchaba entre las arizónicas de los vecinos, nunca los he podido ver. Desde que se talaron las arizónicas tampoco se oyen.

Vencejo común, Apus apus.
Aunque sea a gran altura, se ven estos infatigables voladores.

Abejaruco, Merops apiaster.
Aunque a veces vuelan bajo, lo más normal es que pasen a gran altura, con el canto característico que emiten mientras vuelan. A la caída de la tarde vuelven a sus dormideros, hasta que un buen día, con cierta pena por el otoño que se nos echa encima, nos damos cuenta de que ya han debido irse a sus cuarteles de invierno africanos.

Martín pescador, Alcedo atthis.
Solo una vez he podido contemplar la belleza de esta especie en mi jardín y además pescando en el estanque. Fue a principios de enero. Era sin duda, un ejemplar invernante.

Abubilla, Upupa epops.
Para culminar con estas tres especies de aspecto completamente tropical, la abubilla se ve en primavera y verano. Hace un par de años un ejemplar se vió durante todo el invierno también.

Pito real, Picus viridis.
Le he visto de paso con su característico vuelo. El 1 de julio de 2012 un ejemplar estaba posado en el suelo del jardín.

Torcecuello, Jynx torquilla. El 11 de septiembre del 2012 un ejemplar en el jardín. Posiblemente de paso. A la vez unos cuantos gorriones estaban comiendo pan en el comedero y dos machos de mirlo en el suelo bajo el olivo.


Avión común, Delichon urbica.
Abundante pero irregular.

Golondrina daúrica, Cecropis daurica.
El 28 de agosto del 2015 un grupo de unos 15 ejemplares descansó, supongo que ya en su migración, en los cables justo delante de casa. Entre ellas había una golondrina común. Se atusaron las plumas y a eso de las 10:30 comenzaron a volar dando una vueltas y desapareciendo después.


Golondrina común, Hirundo rustica.
No tan abundantes como los aviones pero más fieles a la zona. Las tardes de verano se las pasan en los cables de la calle.
El 6 de junio de 2015 una pareja llegó con tres pollos y los dejó en uno de los tarays para venir a alimentarlos de cuando en cuando.

Lavandera blanca, Motacilla alba.
Se ve todo el año, pero sobre todo destaca su presencia en invierno.

Lavandera cascadeña, Motacilla cinerea y Lavandera boyera, Motacilla flava.
Las otras dos especies de lavanderas se ven más irregularmente.

Curruca capirotada. Sylvia atricapilla.
En otoño, comiendo aceitunas y quizás otros frutos.

Mosquitero. Phylloscopus sp.
Mis conocimientos y mi oído no me permiten diferenciar una especie de otra, pero son relativamente frecuentes.

Zarcero común, Hippolais polyglotta.


En junio y julio del 2009, al amanecer, acudía con frecuencia al aspersor de riego de la rocalla para darse una ducha, también le he visto mojarse con las gotas que quedan en las hojas de los arbustos empapados. Casi con seguridad ha criado entre las hiedras, pues varias veces le(s) he visto entrar y salir con rapidez, por el mismo lugar.

Papamosca cerrojillo, Ficedula hypoleuca.
Su paso otoñal no pasa desapercibido en la zona y, una de dos, o algún ejemplar se queda varios días por aquí, o todos los ejemplares utilizan los mismos posaderos. Curiosamente me inclino por la segunda opción. Es muy posible que haya visto algún papamoscas gris, pero tengo dudas.

Tarabilla común, Saxicola torquata.
Anida en los zarzales al lado de la urbanización y de vez en cuando se observa algún ejemplar en casa.

Colirrojo tizón, Phoenicurus ochruros.
Es abundante y en primavera es una delicia recorrer la calle al amanecer y ver a los machos retándose con su canto a un lado y otro de la calle. Estando la casa en obras anidaron en una bovedilla del techo del cuarto de baño.


Petirrojo, Erithacus rubecula.
Son más fáciles de ver en invierno, que siempre hay algún ejemplar por el jardín, pero se ven en cualquier época.

Ruiseñor, Luscinia megarhynchos.


Los había escuchado muchas veces y sospechaba que criaban en una zona donde la hiedra que cubre una pared es muy espesa, pero nunca los había visto con claridad, hasta que pude hacer esa foto en julio de 2015, cuando bebía y se remojaba en un rincón del estanque pequeño.

Mirlo común, Turdus merula.
Todo el año se ven y crían habitualmente entre las enredaderas.

Zorzal común, Turdus philomelos. 

Identificados sin duda y fotografiados el 1 de noviembre del 2013, bebiendo en el estanque pequeño.

Mito, Aegithalus caudatus.
Pocas veces se ven, son los páridos que menos veces he visto. En invierno normalmente.

Carbonero garrapinos, Parus ater.
Frecuente, sobre todo en invierno. Acuden al coco colgado a comer.

Carbonero común, Parus major.El más abundante de los páridos y el único que tengo constancia de que ha criado en el jardín. Lo hace todos los años en un agujero del bloque de hormigón en el muro entre las dos parcelas. Acude al coco colgado, cacahuetes y otros alimentos.

Herrerillo común, Parus caeruleus y Herrerillo capuchino, Parus cristatus.
No tan frecuentes como los anteriores. En el vídeo que muestro en esta entrada se le ve beber junto al estanque.

Trepador azul, Sitta europaea.
No tan frecuente como los páridos, pero de vez en cuando le he visto en un grupo mixto.

Chochín, Troglodytes troglodytes.
Solo lo he visto una vez, este último diciembre, acompañando a un grupo de páridos.
En la primavera del 2012 lo he visto varias veces. En 2016 también.

Pinzón vulgar, Fringilia coelebs. Ocasionalmente en primavera y verano.

Jilguero, Carduelis carduelis.
También muy ocasionalmente en verano y primavera.

Verdecillo, Serinus serinus.
Es el fringilido más abundante de la zona. Cría en el jardín.

Lugano, Carduelis spinus.
De cuando en cuando se dejaba ver entre los árboles en primavera y verano del 2016.

Verderón, Carduelis chloris.
Abundante en primavera y verano.

Gorrión común, Passer domesticus.

Crían en el tejado de casa y a todas horas se ven en el jardín. Un gran grupo se reúne para dormir en el olmo.

Estornino negro, Sturnus unicolor. Se ven todo el año, crían en el tejado de casa pero pocas veces bajan a comer al jardín, aunque no suelen perdonar las aceitunas cuando maduran.

Oropéndola, Oriolus oriolus. Encontré una hembra muerta en el jardín a mi vuelta de las vacaciones en julio de 2015. Quizás se chocó contra una ventana porque no se le veían heridas aparentes. En 2016 venían por las tardes a la higuera, para comer los primeros higos en madurar.

Urraca, Pica pica.
Están pendientes de si pongo comida y a cualquier hora aparecen por aquí.

Rabilargo, Cyanopica cyanus.
Muy esporádicamente. En los alrededores, en cambio, es abundante.

Cuervo, Corvus corax.
Pasan volando alto y muchas veces haciéndose oír la voz ronca que les caracteriza.

Corneja, Corvus corone.
Más frecuentes que los cuervos. Como ellos, pasan volando, no bajan al jardín.
.....

Posiblemente haya muchas más especies, sobre todo de pequeños paseriformes, pero ante la duda prefiero no citarlos. Si acaso editaré y los añadiré.

miércoles, 28 de enero de 2009

Lista de especies comentada: ANFIBIOS Y REPTILES

Especies que he visto en el jardín o en su entorno más inmediato, siempre sin salir de la urbanización.
No son especies introducidas sino llegadas al jardín por sus propios medios.


ANFIBIOS

Gallipato, Pleurodeles waltl.
Muy de tarde en tarde se ve algún ejemplar en el estanque grande. No he visto larvas.

Tritón pigmeo, Triturus pygmaeus.
Solo he visto dos ejemplares adultos en fase terrestre una hembra apareció en la perrera y el macho cavando en la zona donde está ahora el estanque grande. No tengo constancia de que se reproduzcan en el estanque grande o la jardinera pantanosa, que sería el lugar adecuado para ellos.

Rana común, Pelohylax (Rana) perezi.

Muchos ejemplares criando en cualquiera de los estanques. En el estanque pequeño hacen sus puestas en la cuba que hace del filtro, a salvo de los peces.

Rana de San Antón, Hyla arborea.
Añado esta especie a primeros de mayo del 2009 pues estoy ecuchando su canto en el estanque grande. A principios de julio conseguí ver un ejemplar adulto en pleno día sobre las hojas de lirios acuáticos.

Sapo corredor, Bufo calamita.
De vez en cuando se ve algún ejemplar adulto por el jardín, pero no se reproducen aquí. Son fieles a los lugares de puesta, aunque la jardinera pantanosa sería adecuada, quizás tenga demasiadas plantas.


REPTILES

Culebrilla ciega, Blanus cinereus.
Solo he visto un ejemplar, muerto después de una lluvia fuerte, pero seguro que los hay y pasan desapercibidos.

Lagartija ibérica, Podarcis hispanica.
Vive y se reproduce en nuestro jardín. Incluso tienen sus territorios en el interior de la terraza cerrada (invernadero)

Lagartija colilarga, Psammodromus algirus.
Al principio de vivir en esta casa se veía algún ejemplar joven en la parcela. Me temo que las transformaciones hechas en el jardín nuestro y los de los alrededores han terminado con la población, aunque quizás se tratase de ejemplares en dispersión ya que nunca he visto adultos.
Posiblemente el nombre cambie próximamente a Psammodromus manuelae, que ha sido descrito para Manzanares el Real. Ahora puede considerarse a nivel subespecifico P. algirus manuelae.

Lagarto ocelado, Timon lepidus (Lacerta lepida).
Durante un par de años un ejemplar joven vivió sobre la roca grande sobre el estanque. Ya no se ve.

Salamanquesa común, Tarentola mauritanica.
Vive y cría en el jardín y muros de la casa. A veces se las ve en la terraza y han entrado en el interior de casa.

Culebra de escalera, Rhinechis (Elaphe) scalaris.
Un ejemplar joven visto en la parcela de una vecina, frente a la mía, que me avisó para que la sacase de la leñera.
La solté en la zona de las canteras, bien alejada de la urbanización y donde hay conejos en abundancia.

Culebra viperina, Natrix maura.
Vistos tres ejemplares, el primero de ellos se comió unos 14 peces (carassius y kois) del estanque pequeño. La segunda en el estanque grande. Las dos fueron capturadas y soltadas en las lagunas de las canteras. La tercera no la he cogido pero vive en el estanque grande donde ya hay muchos peces, hay también ranas y renacuajos y no representa peligro. Los peces del estanque pequeño son demasiado grandes para ella.
Culebra de collar, Natrix natrix.
Un ejemplar de unos 75 cm de longitud, ya sin collar patente, apareció en el mes de julio del 2009 en el estanque. Lo trasladé a una charca cercana. Estaba mudando la piel.


ESTA LISTA SE ACTUALIZARÁ Y SE AÑADIRÁN FOTOS Y DIBUJOS
Los nombres científicos entre paréntesis son los que antes tenía el género o la especie, que ha sido cambiado recientemente.

lunes, 26 de enero de 2009

Más nieve y más huellas.

Otra vez amanecemos con un manto de nieve cubriendo todo.
Aunque un fuerte viento barre de un lado a otro los copos congelados y no se sabe si lo que se nos echa encima procede de las nubes o del suelo.




















Volviendo a casa se me ha cruzado en la calle una saltarina ardilla, Sciurus vulgaris, y he aprovechado para fotografiar sus huellas.
En esta foto de al lado se ven dos grupos de huellas, las que dejó al caer al suelo, desde una cerca, y el siguiente salto, en el que las huellas delanteras quedan algo retrasadas respecto a las traseras.
Y también he podido fotografiar las huellas recientes de una lavandera blanca, Motacilla alba. Se puede apreciar que estos pajarillos andan dando pasitos, no saltos como otras especies.
















miércoles, 21 de enero de 2009

Mariposa colibrí

Foto (c) Fernando Ávila
Algún día le dedicaré una entrada completa con alguna buena foto, cuando la haga. Hoy, enlazando con la entrada de ayer, solo quiero dejar constancia que a las 7:15 de la mañana, había un ejemplar de esta mariposa en la estación de Alpedrete. Estábamos a 1ºC bajo cero y estaba aletargada, pero viva, posada en una ventana.

Estas son unas de las mariposas que con más facilidad se ven activas en invierno y eso que necesitan mucho alimento para poder volar a esa velocidad. Liban néctar de flores y en invierno no es que haya demasiadas, pero se ve que alguna encuentran.

Su nombre científico: Macroglossum stellatarum

En el dibujo, que es de mi libro "Cuaderno de campo", editado hace mucho tiempo por Cruz Roja juventud, no se aprecia uno de sus caracteres más distintivos, el final del abdomen es peludo y se parece mucho a una corta cola de pájaro.

Hay quien asegura que en Madrid ha visto colibríes y, en realidad, se trata de esta mariposa.
Edito la entrada para añadir la foto que me ha enviado Fernando Ávila, gracias Fernando.

martes, 20 de enero de 2009

Reflexión por una lagartija muerta.

Hoy he visto que en un acuario completamente vacío que tengo en el jardín, había una lagartija muerta que, sin lugar a dudas, no estaba la semana pasada. Lo más probable es que haya caído en el acuario el domingo, pues se habrá activado al salir el sol y luego no ha podido salir y ha muerto de frío.
Es curioso que estos animales sean capaces de estar activos con temperaturas del aire inferiores a los 10ºC, claro que la superficie de roca donde habitan se calienta más y ellos tienen mecanismos para captar ese calor. Otro cantar será encontrar alimento antes de volver a aletargarse, pues si no es así, el despertar en medio del invierno habrá sido una pérdida de energía. No obstante lo mismo les ocurre a sus presas, insectos, arañas y otros invertebrados que yo mismo pude ver activos este domingo. Más de una vez he visto lagartijas e insectos activos en los roquedos soleados, aunque estén rodeados de nieve.
Un dato interesante, cuanto más pequeño es el animal más fácil es que consiga calentarse. Los "grandes reptiles" como los galápagos, los lagartos y las serpientes de mayor tamaño difícilmente llegan a la temperatura adecuada con unos pocos rayos de sol. Su turno llega bien entrada la primavera y muchos encontrarán la muerte porque ¿cual es la superficie que más rápidamente se calienta?: El negro asfalto.
Por cierto la especie es Lagartija ibérica, Podarcis hipanica.

domingo, 18 de enero de 2009

Torre del Telégrafo en Cabeza Mediana

¡Qué maravilla de día soleado! ¡Ayer sábado hasta en mangas de camisa se podía caminar por el monte!
Acompañados por unos buenos amigos hemos subido a lo alto de Cabeza Mediana, en el límite entre Moralzarzal y Collado Mediano, para disfrutar de las vistas y ver juntos la reconstrucción de la Torre del Telégrafo. Hay una bonita historia para contar sobre la telegrafía óptica y estas torres repartidas por toda nuestra geografía, pero no merece la pena que yo lo haga cuando está tan bien explicado en la página web de "conocer moralzarzal". En la página que cito se puede ver el estado en que se encontraba la torre hace poco más de un año y todas las obras de reconstrucción. Desde aquí mi felicitación a Antonio López Hurtado por los interesantes temas que trata en sus páginas, me temo que en más de una ocasión le voy a citar, pues coincidimos en inquietudes, pero él tiene mucha más experiencia en la zona.
Además, la iniciativa de la Comunidad de Madrid de restaurar estas torres y utilizarlas como áreas de información cultural me parece de lo más acertado. Espero que sigan a pesar de la crisis.
Nuestra excursión no empieza, como es habitual, en el pueblo de Moralzarzal, sino en la rotonda de Collado Mediano, donde está marcada la entrada a "Los Ansarines". En la subida vemos que los pinares están muy atacados por procesionaria del pino y muchos están casi secos. Me comentó hace tiempo un forestal que lo mejor es no intentar luchar con pesticidas, sino plantar entre los pinos robles, encinas y otros árboles y arbustos autóctonos para acercarnos a lo que estos montes debían ser en origen. Sin embargo en esta zona, están plantando más pinos, la mayoría de los arbolitos están muertos y hay montones de protectores de plástico tirados por todos los lados. La zona de arbustos, con sus zarzas y cantuesos, están llenas de conejos.En la cima, en el límite entre los pinos y la zona deforestada, es donde se encuentra la torre y muy cerca de ella el vértice geodésico de Cabeza Mediana a 1.330 metros sobre el nivel del mar.
Al fondo vemos la Bola del Mundo cubierta por la nieve y refulgente por el sol. Otras vistas nos muestran la Sierra de Hoyo al Sur, el embalse de Valmayor y el Puerto de los Leones (o del León, como dicen ahora), por citar solo unos pocos de los lugares más reconocibles.
Al descender, cuando entrábamos en la zona de ganados, me he llevado una grata sorpresa: entre los prados y montones de estiércol una bandada de chovas piquirrojas, Pyrrhocorax pyrrhocorax, volaba emitiendo su característico "quiaac". Las chovas son más frecuentes en las montañas altas y por esta zona, en cambio, hay bastantes grajillas, Corvus monedula, que se pueden confundir con ellas por los graznidos y por volar en grupos. Son fáciles de diferenciar si se pueden ver desde una distancia suficiente, fundamentalmente por el pico rojo y curvado. Es posible que en más de una ocasión ya haya visto a estas chovas y no las mirase bien para ver lo que en realidad eran.

Pido perdón por la calidad de la foto, pero el valor documental la justifica.

Buitres y milanos también nos han sobrevolado.

viernes, 16 de enero de 2009

Gorrión albinoide

¡¡ La pillé !! Llevo todo el invierno viendo a esta gorriona con manchas blancas en el ala derecha y por fin he podido hacerle la foto. Hay también un macho pero se le ve muy de tarde en tarde y hace mucho que no le veo.
No son demasiado raros estos ejemplares medio albinos. En una ocasión ví en Villalba uno completamente blanco. Y en la Puerta de Alcalá, hace ya muchos años, tenía controlado un grupo en el que había había más de media docena con plumas blancas en la cola y las alas.
También llevo dos años controlando un estornino con la cola blanca en Alpedrete, que ha criado dos veces en el mismo sitio. Por ahí tengo una mala foto, a ver si este año consigo hacerle una buena.

lunes, 12 de enero de 2009

Nido de ratón y escaramuzas pajariles

En la nieve, como ya comentamos, se descubren secretos que en condiciones normales nos pasan desapercibidos, como este rastro de ratoncillo, que hasta el rabo deja marcado, y su final en la entrada de su nido. Las huellas en primer plano son de la teckel, para comparar tamaño. Cada hundimiento corresponde con un salto del roedor. Ayer durante todo el día estuvimos viendo un par de mitos, Aegithalos caudatus, en varios sitios del jardín, pero no conseguí atraerlos hasta la zona donde les dejo comida y están a tiro de foto. Además, son tan inquietos que perseguirlos es inútil. A falta de foto, pongo un dibujillo de cuaderno de campo. No me he equivocado, es que el pajarito se puso cabeza abajo para beber una gota de agua, producto de la fusión de nieve, que colgaba en una rama de parra virgen. Fue a ponerse justo delante de la ventana de la cocina, a un palmo del cristal.
Los que sí se aprovecharon del momento fueron, como siempre, los gorriones y los mirlos, que tuvieron varias escaramuzas entre ellos. Aunque la foto anterior está muy mal de luz, no he podido resistirme a ponerla por el detalle que pongo abajo. Se ve la lengua en forma de arpón del mirlo con bastante claridad, un momento difícil de captar en vivo por el que espero perdonéis la mala calidad.




sábado, 10 de enero de 2009

Más nieve, por si era poca

Otra vez amanece nevado y siendo sábado se puede dar un paseo por el campo cercano, ya que sacar el coche es una locura si no hay verdadera necesidad.
Ningún paisaje como el cubierto de nieve para entrar por los ojos. Parece que todos los demás sentidos se han atenuado. El suelo cruje a cada paso, pero poco más se escucha. El frío no ayuda a la actividad animal. Hace - 3ºC a las 12 de la mañana.

Los cardos que aún se mantienen en pié tienen, como todo lo demás, un curioso copete de nieve que se mantiene mientras no haga viento y la temperatura sea así de baja. Parecen algodones.

Este pequeño pilón al pie de una encina conserva su superficie líquida gracias a que el agua corre. A su alrededor he visto huellas de algún pequeño mamífero que ha acudido a beber. No he podido identificarlo porque la nieve está demasiado blanda para dejar un buen relieve. Espero que dure esta bonita imagen, porque en muchos sitios están poniendo viejas bañeras que estropean el paisaje, impiden la reproducción de algunos anfibios y sus paredes verticales y demasiado lisas, son trampas para los animalillos que caen en ellas.La encina parece más gris que verde con el contraste de la nieve. Los escaramujos, frutos del rosal silvestre que se ven en primer plano, son unos de los más importante elementos nutricionales para muchos animales. En esta época sus excrementos aparecen llenos de sus semillas, desde los de zorro a los de pájaros.
Este enebro muestra claramente la forma de seta, podado por el diente de las vacas en épocas de necesidad.
Mirando al suelo veo las huellas de los conejos que salen de entre las zarzas, estas sí que son inconfundibles las dos patas traseras grandes y las dos delanteras pequeñas. Cuando van despacio las huellas delanteras están juntas, pero cuando corren quedan una delante de otra, más separadas cuanto más rápida sea la carrera.Las sutiles huellas de las plumas de algún pájaro, quizás una urraca por el tamaño, se han quedado marcadas en la superficie blanca.
Un rastro curioso dejan los estorninos en este dibujo concéntrico alrededor de un aparentemente simple trozo de tierra. No es tan simple, casi con seguridad es donde anteriormente había un montón de comida dejada para las vacas. O quizás una plasta ¿quien sabe?
Muy cerca de allí están las vacas con el heno recién traído por el ganadero y otros estorninos las rodean comiendo lo que pueden. Entre ellas, el magnífico semental de carne que comentaba en la entrada anterior. El padre de las "tiernas criaturas".

viernes, 9 de enero de 2009

Nieve en Madrid

La nieve ha llegado por el Este mientras que en el Norte nos estábamos librando de ella y así ha entrado a Madrid, al parecer inesperadamente, y ha creado el caos habitual en estos casos. Arriba, una foto de la Plaza de San Juan de la Cruz en la Castellana y abajo la fachada principal del Museo.
Los jardines de Isabel la Católica, frente al Museo, presentan este bonito aspecto. En estos casos echo de menos la gran Sequoya centenaria que había en este parque que los jardineros del Ayuntamiento se cargaron hace unos años al hacer unos "arreglos" del cesped. Una buena parte de las raíces, las de la parte baja de la ladera, estaban al aire y, en lugar de hacer un muro de contención y rellenar, no se les ocurrió mejor cosa que cortarlas todas. La muerte le llegó ese mismo verano. Primero se secó la mitad correspondiente a la zona de las raíces cortadas y luego el árbol entero.
Tanto ayer en la madrugada como esta mañana la temperatura en casa bajó hasta los 6ºC bajo cero. Por ahora la más baja del año.

miércoles, 7 de enero de 2009

Frío, frio, pero sol.

Ha bajado la temperatura a 3º bajo cero, como era de esperar al estar la noche despejada.
Pongo foto del mirlo, Turdus merula, que en la primera entrada de noviembre no pude poner. Y de gorriones que andaban sobre el hielo del estanque, con mucha cautela, buscando los resquicios entre el hielo y las paredes o la tubería del filtro, para meter el pico y beber agua.

Los estanques amanecieron bien helados. A primera hora de la mañana rompí un rincón para ver el grosor, apenas medio centímetro, pero a las 2 de la tarde ya estaba de nuevo congelado.

martes, 6 de enero de 2009

Los Reyes en la Pedriza

Me refiero al día de Reyes, naturalmente. Un día bueno para salir a la Pedriza sin temer aglomeración aunque el sol se asome entre las nubes... a ratos.
.

Los buitres sobrevelan las cumbres, a veces emparejados. Dentro de nada ya estarán liados con los inicios de la reproducción, como es típico de las rapaces de gran tamaño y ciclos reproductivos largos.

A ratos nos caen algunos copos de nieve aunque el viento arrastra las nubes en un momento y vuelve a lucir el sol. En este ambiente húmedo los líquenes se muestran en todo su esplendor.

En la base de las jaras el líquen Pseudevernia furfuracea destaca con su color casi plateado. Es el más frecuente en esta zona de la Sierra, muchas veces sobre las ramas de los pinos. Mirando muy, muy cerca, a la lupa, se ve así:
Por la tarde, ya en casa, se ha estropeado el día y copos de nieve caen suave pero persistentemente.